viernes 4/12/20

Los lucenses aprovechan las carencias ofensivas del rival

El conjunto que dirige Juanfran García exprimió sus ocasiones al máximo para llevarse el triunfo ante un Sporting que generó más peligro, pero sin acierto
El conjunto lucense consiguió su primer triunfo de la pretemporada, tras la derrota del pasado miércoles con la Ponferradina  | cd lugo
El conjunto lucense consiguió su primer triunfo de la pretemporada, tras la derrota del pasado miércoles con la Ponferradina | cd lugo

El Lugo se impuso ayer al Sporting en un partido condicionado por la fuerte lluvia caída especialmente en la segunda parte y en la que los locales adolecieron de sus habituales carencias ofensivas y los lucenses aprovecharon las dos oportunidades que tuvieron. 
El entrenador del Sporting alineó de inicio al mismo equipo con el que acabó el amistoso del pasado viernes ante la Ponferradina, cargada de canteranos con la presencia de los jóvenes Bogdan, Pelayo Suárez, Pablo García, Gragera, Pedro Diaz, Manu García y Gaspar Campos. 
Por su parte, el cuadro lucense presentó una mezcla de veteranos como Pita, Iriome o Canella con futbolistas jóvenes que buscan tener minutos en el primer equipo. 

El partido fue de dominio local, ya que los lucenses comenzaban la presión prácticamente sobre la línea de medio campo, lo que permitía al Sporting sacar el balón controlado y también desplazamientos largos de los centrales hacia Pablo García, que se incorporó numerosas veces al ataque. 

El dominio rojiblanco hizo que la defensa del Lugo, con Allende, Pedro López y Pita, tuviesen bastante trabajo porque el juego se desarrollaba en su mayor parte en las cercanías del área que defendía Varo. 

Uno de esos balones en profundidad llegó a Djurdjevic, que le ganó la acción a Allande que le derribó en una posición en la que los lucenses indicaron que era fuera del área, pero el árbitro señaló penalti que transformó de un gran disparo el propio delantero. 

Llegaron los primeros cambios por parte del entrenador del Lugo, dando entrada a Julen Fernández en lugar de Varo en la portería y a otro veterano, Seoane en lugar de Manu Núñez y el cambio supuso que los gallegos adelantasen metros y empezasen a tener más presencia en ataque. 

Con todo, la siguiente acción de peligro fue local en un gran disparo de Gragera al que respondió Julen con una estirada que despejó el balón que acabó estrellándose en un poste salvando a su equipo del segundo. 

La última acción ofensiva de la primera parte fue visitante en un balón que cruzó el área local y que Barreiro tocó ligeramente, pero que se fue rozando el poste derecho de la meta defendida por Mariño. 

El entrenador del Lugo realizó cinco cambios para el comienzo de la segunda parte con la entrada de Cristian Herrera, Morais, Carrilllo, Castellanos y Quindimil y su equipo salió más ambicioso lo que acabó por darle el gol del empate en una jugada desgraciada para la zaga local. 

Un córner lanzado por Cristian Herrera es despejado por Pablo García, pero el balón golpeó en la cara a Pelayo Suárez y se quedó a pies de Iriame, que disparó ajustado a un poste al que no llegó Mariño. 

Con prácticamente 22 nuevos jugadores y una gran tromba de agua cayendo sobre El Molinón, el partido se quedó sin dueño y el juego fue más de lucha que de buen juego. 

A la pelea se adaptó mejor el equipo gallego, que acabó marcando un segundo gol en un penalti que el árbitro señaló por mano de David Argüelles al que el balón le golpeó en un brazo en un centro y que transformó Cristian Herrera con un disparo ajustado al poste. 

Los últimos minutos fueron de control lucense ante un Sporting que intentó el empate pero sin acciones claras aunque el central Borja López tuvo dos ocasiones consecutivas que no concretó.

Comentarios