Leyma Coruña-Basquet Girona: Victoria o vacaciones

La batalla entre los hombres altos se postula, junto con el acierto desde la larga distancia, como dos de las principales claves del tercer capítulo de la serie | basquet girona

El Leyma Coruña se enfrenta esta tarde-noche a la doble V: vencer o vacaciones, en un tercer duelo de cuartos de final contra el Basquet Girona al que los naranjas llegan con ganas extra después de la paliza recibida (92-62) en el segundo capítulo.


De los dos encuentros disputados, el de referencia debe ser el primero, donde a pesar de que Marc Gasol y cía. mandaron de principio a fin, los de Sergio García nunca perdieron el hilo y estuvieron a muy poco de darle la vuelta al marcador en los últimos 5 minutos.


En esos 40 minutos inaugurales se dio una circunstancia curiosa: ambos equipos capturaron 28 rebotes, con solo 4 de ataque cada uno. En el segundo, a pesar de la diferfencia en el marcador, los locales capturaron solo 5 más.


Puntería perdida

Al Leyma le urge como el respirar recuperar la puntería desde la larga distancia. El mejor de la fase regular, con un 38.1% ha naufragado en el inicio de los playoffs: 10 de 41 (24.3%), mientras que su rival, con un pobre 32.4% (cuarta peor marca de Oro) en los primeros 34 partidos del curso, se ha ido a un estupendo 43.7% (21 de 48) en la serie de cuartos.


Es cierto que gran parte de ese porcentaje se lo debe a su primera mitad del segundo choque, que los de Jordi Sargatal cerraron con una carta de tiro de ciencia-ficción: 10 de 13 (3 de 14 tras el descanso) y una renta de 21 puntos (51-30) que prácticamente les dio el segundo punto de la eliminatoria.


En ese simulacro de partido el menos malo del Leyma fue el último en llegar, Zaid Hearst, que en el primer encuentro, que afrontó con apenas un par de entrenamientos con sus nuevos compañeros, pasó desapercibido. Su facilidad para anotar se antoja vital, toda vez que algunas fuentes de puntos habituales parecen haberse secado. Solo Javi Vega, Johan Löfberg y Ashley Hamilton mantienen, más o menos, los biorritmos. Mo Soluade, excelente en el final de la regular, promedia en la serie 6.0 tantos y 1.0 asistencias. Chris Ndow ha pasado de 10.0 puntos a 5.5 y Nick Ward de 14.5 y 7.4 rebotes en regular a 6.0 y 3.0.


La sombra de Gasol

Números al margen, el pívot de Ohio es el damnificado Nº1 de la imponente presencia de Marc Gasol. Apenas ha podido anotar cerca del aro y su tiro a partir de 3 metros no es malo pero tampoco lo suficientemente fiable como para incomodar y sacar de zona al tres veces All-Star de la NBA, ejemplo de manual de jugador que hace mejores a sus compañeros sin necesidad de brillar en las cifras. Los Txemi Urtasun, Max Fjellerup, Karamo Jawara o Eric Vila dan fe de ello.


Solo en una ocasión, en 79 eliminatorias que arrancaron con 2-0 –sin contar las presentes, claro–, la cosa acabó en 2-3. El reto que tienen por delante los pupilos de Sergio García es, pues, de dimensiones geológicas. Hoy es el día en que no se puede fallar. Ni el equipo, ni la afición. En Fontajau se reunieron más de 3.000 almas en cada partido. En el Palacio de Riazor caben unas cuantas más. Urge una pleamar naranja.

Leyma Coruña-Basquet Girona: Victoria o vacaciones

Te puede interesar