jueves 24/9/20
FÚTBOL DEPORTIVO

Juzgan a Rodríguez Conchado asesor jurídico del Deportivo por falsificación para lograr la licencia UEFA

El juicio contra el asesor jurídico del Deportivo, Germán Rodríguez Conchado, por la supuesta falsificación, en el año 2007, de dos informes que sirvieron al conjunto coruñés para obtener la licencia UEFA, ha quedado visto para sentencia en el juzgado de instrucción número 2 de A Coruña.

El asesor jurídico del Deportivo, Germán Rodríguez Conchado. / EFE
El asesor jurídico del Deportivo, Germán Rodríguez Conchado. / EFE

El juicio contra el asesor jurídico del Deportivo, Germán Rodríguez Conchado, por la supuesta falsificación, en el año 2007, de dos informes que sirvieron al conjunto coruñés para obtener la licencia UEFA, ha quedado visto para sentencia en el juzgado de instrucción número 2 de A Coruña.

El proceso comenzó en 2007 tras la denuncia del exauditor de las cuentas del club coruñés, Fernando Santodomingo, fallecido el pasado mes de enero, por falsificación de su firma en documentos que el Deportivo había presentado a la Comisión de la Licencia UEFA.

Con esos informes, el Deportivo consiguió la licencia para poder participar en las competiciones continentales, aunque en el momento que los presentó ya no tenía posibilidades matemáticas de clasificarse para ellas.

El Deportivo había iniciado los trámites para la obtención de la licencia, pero la Comisión se la denegó, según el acusado, "por un problema en la justificación de deudas con Seguridad Social, Hacienda y clubes y jugadores".

Para subsanar el fallo, el Deportivo tenía que presentar un informe que debía llevar la firma de Santodomingo porque él había auditado las últimas cuentas de la entidad, a pesar de que ya había presentado su renuncia a seguir auditando al club.

Conchado, que se declaró "totalmente inocente", aseguró que el primer informe lo recibió una empleada de su asesoría, que "no sabe quién se lo entregó, que no conocía a Santodomingo" y que se lo remitió por fax a un hotel en Madrid con la firma del auditor.

No sirvió ese escrito para obtener la licencia y el acusado pidió un segundo informe al asesor, aunque acabó elaborándolo él mismo y dándoselo en un disquete a alguien que lo recogió en su despacho en nombre de Santodomingo.

Según la versión de Conchado, esos papeles fueron imprimidos por Santodomingo con su membrete y su firma, y sirvieron para que el Deportivo obtuviera la licencia.

Después del testimonio del acusado, el juez llamó a declarar a la entonces gerente del Deportivo, Berta Vales, y al presidente, Augusto César Lendoiro, que había comparecido inicialmente como imputado el 29 de octubre de 2009.

El dirigente, quien dijo tener poca relación con Santodomingo, aseguró en la vista que "estaba mas o menos al tanto pero el peso de la documentación lo llevaba Conchado".

También prestaron declaración distintos miembros que formaban la Comisión de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) para la Licencia UEFA: el secretario general de la RFEF, Jorge Pérez, y el secretario de la Liga de Fútbol Profesional, Carlos del Campo.

Además, comparecieron en la sala un exconsejero del Deportivo, Javier Chaver; el periodista Andrés Ríos y un policía municipal que estaba en el despacho de Conchado el día que -señaló- "un señor de unos 60 años" recogió, en nombre de Santodomingo, el disquete con el informe.

El juez también escuchó a la perito adscrita al Tribunal Superior de Justicia de Galicia que realizó un estudio grafológico de las firmas supuestamente falsificadas y que concluyó que hay una "imitación ejercitada" en los documentos presentados por el Deportivo para obtener la licencia UEFA.

La defensa, por su parte, encargó a otro perito un estudio de las firmas y una comparación con la del acusado y afirmó que las que aparecen en el informe tienen trazos de Santodomingo, apuntó que podría tratarse de una "autofalsificación" y que hay una "diferencia abismal" respecto a la de Conchado.

El Ministerio Fiscal pidió una sentencia condenatoria para el acusado por un delito de falsedad en base "al dominio del hecho" porque "falsifica tanto el que firma como aquella persona que sobre el entorno de la falsificación tiene una capacidad" de control.

La defensa solicitó la libre absolución porque considera que no hay pruebas contra el acusado, que sí hizo el trabajo intelectual del informe, pero no la elaboración física y material del mismo.

Antes de que el juez declarara el caso visto para sentencia, Conchado fue crítico, afirmó que la causa tenía que haberse archivado y dijo que "implícitamente" le han acusado de ser "tonto" porque tendría que serlo para mandar un documento falsificado para obtener una licencia sabiendo que el Deportivo no iba a necesitarla.

Comentarios