Jornada propicia para el Depor, con el sexto a siete puntos

Noel López, titular el sábado, forzó un penalti | patricia g. fraga

La sufrida victoria del Deportivo este fin de semana supuso no solo volver a sumar de tres, tras el varapalo en Balaídos, sino distanciarse de varios de sus más inmediatos perseguidores y dejar al sexto, posición que marca estar fuera del playoff (que ostenta la UD Logroñés), a siete puntos.

Con el Racing de Santander imparable (lleva quince jornadas sin perder y ganó el viernes en el descuento a la UD Sanse) el cuadro herculino tiene que seguir su camino, que pasa por asegurarse la segunda plaza, que otorga una ligera ventaja en el playoff de ascenso a Segunda División.

La primera plaza, con los santanderinos a nueve y con el golaveraje a favor a falta de ocho jornadas (contando el partido del Extremadura) es a día de hoy una quimera.



Cogiendo distancia


El triunfo ante el cuadro majariego supuso algo más que tres puntos más al zurrón. El Rayo Majadahonda perdió también el golaveraje con los herculinos, a los que visitó a cuatro y de los que se despidió a siete. Los mismos a los que quedó la UD Logroñés (50), séptima, tras sus tablas ante el CD Badajoz.

A dos puntos más dejó también el equipo de Borja Jiménez al Racing de Ferrol, que sacó unas tablas contra el Calahorra a domicilio (1-1). Y, por último un punto más de distancia obtuvo el Depor sobre el Celta B, que empató contra el DUX Internacional como visitante (1-1).

Una jornada propicia para los intereses del equipo herculino, que hizo los deberes mientras sus más directos perseguidores pincharon en la mayoría de sus compromisos.



Volver a ganar fuera


La meta ahora es volver a ganar a domicilio (no lo hace desde el 26 de enero, ante el Zamora) y la próxima cita, el domingo contra el Athletic B.

“Es cierto que en los cuatro últimos partidos solo hemos hecho dos victorias, perdimos en Badajoz y en Vigo pero el equipo va ganando. Lo que queda es ganar fuera de casa para enganchar esas dos victorias para coger impulso”, comentó Borja Jiménez al término del partido contra el Rayo Majadahonda.

Unos triunfos para imprimir más moral a un plantel que siempre se ha mostrado prudente y que sabe que ahora mismo el ir partido a partido y no pensar más que en ellos mismos puede ser una de las claves para poder asegurar el playoff de ascenso.

“Es un vestuario cauto en lo que dice y lo que hace . Están contentos, ganar cuesta y se merecen estar tranquilos”, indicó el preparador blanquiazul al término del encuentro. Un partido que sirvió para que el Depor recuperase sensaciones, iniciase el mes de abril con una necesaria victoria y lograse poner un poquito más de tierra de por medio con sus adversarios. 

Jornada propicia para el Depor, con el sexto a siete puntos

Te puede interesar