miércoles 2/12/20

El Valencia dice adiós

Se esfumó el sueño en un partido en el que los españoles dieron la cara, pero jugar a puerta cerrada y, sobre todo, el resultado de la ida, fueron dos losas imposibles de superar por los ‘chés’
Kondogbia conduce el balón en un Mestalla vacío | efe
Kondogbia conduce el balón en un Mestalla vacío | efe

El Valencia no pudo con el Atalanta en el partido a puerta cerrada por el coronavirus. De por sí ya era complicada la situación, remontar un 4-1, jugando sin público, todavía más.

No empezó nada bien el partido para el equipo español. Un penalti cometido por Mouctar Diakhaby tras una falta dentro del área era señalado por el colegiado y transformado por Ilicic para poner en ventaja a los italianos.

El Valencia intentó sobreponerse a este tempranero varapalo y se fue a por el empate, que conseguiría por mediación de Gameiro superado el minuto 20 de partido. La remontada seguía siendo un tanto utópica, más con el gol de los transalpinos.

Se convirtió casi en un imposible cuando, a punto de finalizar el primer tiempo, Ilicic volvía a marcar, estableciendo el 1-2 que obligaba a una verdadera heroicidad a los mediterráneos.

Hacía falta ganar por más de cuatro goles, y a fe que lo intentó el Valencia. De hecho, se puso con un 3-2 superado el ecuador de la segunda pare pero Ilicic tenía su noche y rápidamente empató el partido a falta de 20 minutos para el final.

Aunque la tarea era un imposible, los jugadores valencianistas siguieron intentando marcar más goles, caer con honra y no ponerle fácil el partido al Atalanta, que se dedicó a contemporizar y a esperar contras para conseguir doblegar a los ‘chés’, quienes no obstante dieron la cara hasta el final del encuentro y de la eliminatoria.

Afición fuera del campo
Alrededor de tres mil aficionados del Valencia recibieron al autobús del equipo a las puertas de Mestalla para animar a los jugadores antes del choque frente al Atalanta de Liga de Campeones, que se disputaría después a puerta cerrada.

Con cánticos de “sí se puede” y a “por ellos”, acompañados de bengalas, recibió la afición al equipo de Albert Celades, que no pudo superar a su rival en la vuelta de octavos. Algunos aficionados, incluso, esperaron a la salida de los jugadores tras ver el partido en los establecimientos hosteleros aledaños a Mestalla en una noche de fútbol completamente distinta por la ausencia de espectadores en el campo valencianista.

Comentarios