Celta B, un equipo ‘bipolar’

Imagen del 5-0 que encajó el Celta B en A Malata contra el Racing de Ferrol y de la celebración del 4-1 al Bilbao Athletic en Balaídos | jorge meis/canteira celeste

La irregularidad es una de las señas de identidad del Celta B, al que el Deportivo visita el domingo. El filial celeste ha exhibido dos caras totalmente opuestas durante la presente temporada, mostrándose como un conjunto capaz de protagonizar la mayor goleada del Grupo 1 en las 28 jornadas que llevamos disputadas, con el 0-7 que le endosó al San Sebastián de los Reyes en su campo, pero también de encajar sendas ‘manitas’ en Riazor y en A Malata ante el Deportivo y el Racing de Ferrol, respectivamente.


Precisamente, la escuadra que entrena Onésimo Sánchez estrenó el curso 2021-22 con un severo correctivo. El 29 de agosto, el conjunto celeste fue barrido por un Deportivo que le enchufó un 5-0, pero que por la superioridad mostrada durante los 90 minutos, pudo conseguir una goleada aún mayor.


Miku, Quiles, Menudo, Doncel y Noel firmaron los goles del triunfo blanquiazul.

En esa ‘biloparidad’ del Celta B, los olívicos se desquitaron apenas dos semanas después de la dura derrota en Riazor pasando por encima de un rival duro como el Real Unión. La escuadra de Onésimo tumbó a los irundarras en el Stadium Gal por 1-4.


Otro 5-0 en A Malata

El pasado 19 de noviembre, el equipo celeste visitó el otro estadio gallego, A Malata, y al igual que le ocurrió en Riazor tres meses antes, salió escaldado de Ferrol.


El cuadro que dirige Cristóbal Parralo se impuso por 5-0 al bloque vigués. Y, del mismo modo que había hecho el Depor, encarriló el encuentro desde el inicio.


Si los coruñeses ya vencían por 2-0 en el minuto 16, los ferrolanos apenas necesitaron siete minutos más para mandar en el marcador con la misma ventaja.


David Castro, Joselu —de penalti— y Alayeto marcaron antes del descanso, mientras que David Rodríguez y Nathan anotaron en la segunda mitad del encuentro.


Una ‘manita’ que el Celta B encajaba una jornada después de haber vencido por 3-0 al Real Valladolid Promesas en el Municipal de Barreiro.


La goleada del grupo

La irregularidad ha llevado al conjunto olívico a encadenar de pronto cuatro jornadas sin ganar, con solo dos puntos de doce posibles, con dinámicas de seis duelos seguidos sin perder, con cinco triunfos y un empate. O pasar de pagar su vulnerabilidad defensiva a ser una apisonadora en ataque.


De hecho, el Celta B ostenta la mayor goleada del grupo con el 0-7 en el Nuevo Matapiñonera el pasado 22 de enero.


Siete días después a la exhibición en casa del Sanse, los olívicos le metieron un 4-1 al Bilbao Athletic en Balaídos.

Celta B, un equipo ‘bipolar’

Te puede interesar