domingo 20/9/20

El Barça puede estallar

De no ganar hoy ante un Atlético muy potente desde el regreso del fútbol, además de perder ya muchas opciones en la Liga de las pocas que le quedan, puede ser una bomba para el vestuario
El delantero uruguayo del FC Barcelona, Luis Suárez (2d), celebra con sus compañeros tras marcar el 0-1 durante el partido ante el Celta en el que al final empataban perdiendo el ‘tren’ de la Liga | efe
El delantero uruguayo del FC Barcelona, Luis Suárez (2d), celebra con sus compañeros tras marcar el 0-1 durante el partido ante el Celta en el que al final empataban perdiendo el ‘tren’ de la Liga | efe

Tras dejarse cuatro puntos en los últimos tres partidos y ceder el liderato de LaLiga al Real Madrid, el Barcelona necesita ganar en el Camp Nou al Atlético de Madrid si quiere mantener las aspiraciones de revalidar el título, en un duelo que desafía al conjunto azulgrana más que al equipo rojiblanco, instalado en la tercera posición que ha fijado ya como objetivo prioritario, pero ante un escenario en el que nunca ha ganado Diego Simeone. 

Aunque Quique Setién negó que hubiera mala sintonía entre el cuerpo técnico y la plantilla, lo cierto es que las aguas bajan revueltas en la entidad azulgrana.  Tras el empate ante el Celta (2-2), Luis Suárez responsabilizó al entrenador de los malos resultados fuera de casa, y minutos antes, en una pausa del choque en Vigo, un airado Leo Messi no quiso atender a las indicaciones que el segundo de Setién, Eder Sarabía, intentaba hacerle una y otra vez desde la banda. 

El equipo no gana ni tampoco convence con su juego, sobre todo en las segundas partes. Y las sensaciones no son buenas. No parece, por tanto, un buen momento para jugarse LaLiga ante uno de los rivales más incómodos del campeonato.  Para el Atlético es el mejor momento de la temporada... Y el peor rival de Simeone. Al optimismo de sus cuatro triunfos consecutivos, de una reacción contundente frente a las dudas con las que se marchó al parón por la covid-19 y de una tercera posición hoy indiscutible, porque incluso tiene el margen de error de aquí hasta el final del curso hasta de una derrota que le otorga su distancia de cuatro puntos respecto al Sevilla, cuarto, contrapone unos precedentes en el Camp Nou que alientan casi todo lo contrario. 

Cierto es que allí conquistó una Liga en la última jornada del curso 2013-14, con aquel cabezazo para la historia del club del uruguayo Diego Godín y con un empate (1-1), como también lo es que de sus 12 desplazamientos allí entre la Liga, la Copa del Rey, la Liga de Campeones y la Supercopa de España no venció ninguno: cinco igualadas y siete derrotas. 

Nunca ganó
Tampoco le ha ganado jamás Simeone al Barcelona en la Liga, sea cual sea el escenario. Sí le ha doblegado dos veces en los cuartos de final de la Liga de Campeones (1-0 en 2013-14 y 2-0 en 2015-16) o en el último precedente en las semifinales de la Supercopa de España disputada el pasado enero en Arabia Saudí (2-3), pero nunca en sus dieciséis duelos ya dentro del campeonato: cinco empates y once derrotas, la más reciente el 0-1 en su casa. 

Ahora repite el desafío, sin tanta recompensa, ni presión, como en tiempos precedentes, cuando casi cada vez que fue al Camp Nou lo hizo para competir por la Liga. 

Invicto en sus últimos doce choques de competición oficial, de los que ganó ocho y empató cuatro (no pierde desde el 1-0 con el Real Madrid del 1 de febrero); vencedor por primera vez en toda la temporada de dos partidos seguidos como visitante (en todo el tramo anterior sólo había ganado tres de sus 14 salidas ligueras) y con 13 de los 15 puntos desde la reanudación del torneo, el Atlético vislumbra el presente y el futuro con determinación, con el objetivo prioritario encauzado, a la espera de la final a ocho de la Champions, que despierta su mayor ambición. Es el anhelo insistente cada curso desde que lo dirige Simeone. 

Para recibir al conjunto rojiblanco, Setién recupera al centrocampista Sergio Busquets, que no pudo jugar ante el Celta por sanción, y al defensa Sergi Roberto, que ha sido baja por una fisura intercostal.

Comentarios