lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

Alex Hernández: “Este equipo tiene corazón; no se va a rendir nunca”

Alex Hernández reapareció el pasado viernes, en Riazor ante el Burgos, después de casi diez meses en el dique seco a causa de una grave lesión de rodilla | Pedro Puig

Alex Hernández (Murcia, 12 de febrero de 1990) es el hombre de moda. Antes de dar comienzo esta entrevista, su entrenador, Diego Epifanio le espetó, entre risas: “Últimamente trabajas más que Shakira”. 
Su trabajo de verdad, jugar al baloncesto, lo retomó el pasado viernes. Justo cuando el Leyma Basquet Coruña perdía por 25 puntos (16-41) frente al Burgos. La justicia poética quiso que Alex anotase, desde el arco, su primera canasta oficial en casi 10 meses. Un triple que, además, iniciaría una maravillosa remontada culminada con un 95-81 al final del encuentro.

 

En primer lugar, enhorabuena triple: retorno, triple emblématico y victoria. 
Muchas gracias. La verdad es que estoy muy contento después de muchos meses de recuperación. Y de poder volver a jugar, hacerlo aquí en Riazor, un sitio en el que me siento muy feliz. También agradecer el cariño de la afición, que todos estos meses me ha apoyado en la recuperación, y también el viernes. Y muy feliz también por la victoria.

 

¿Preferías volver en Riazor y no la pasada jornada en el ‘lugar del crimen’?
Creo que volver a una convocatoria precisamente en Palencia (donde se lesionó de gravedad la rodilla derecha) también tiene su aquél, por el tema de cerrar un poco el círculo, por continuar donde lo había dejado. Es algo que yo no lo veía como algo negativo, sino con ilusión. Pero es cierto que el partido contra Burgos fue muy emotivo, en Riazor y delante de la familia. La verdad es que fue un día muy bonito.

 

Ese triple del que todos hablan, ¿qué lugar va a ocupar en tu carrera?
Fue una remontada histórica, espectacular, que empezó con ese triple, pero podía haber empezado con cualquier otra jugada. Tampoco le doy mucha importancia. Ya se sabe que el baloncesto son dinámicas. Lo más importante es que la segunda parte que hizo el equipo fue brutal. Es un partido que nos tiene que hacer seguir creciendo, afrontar la segunda vuelta con optimismo y ser conscientes de que el trabajo es el que nos tiene que llevar día a día a conseguir el éxito a final de temporada. Para mí,  fue el volver después de muchos meses de esfuerzo, de trabajo por recuperarme y volver a disfrutar del baloncesto.

 

¿Qué se siente y se piensa cuando después de tanto tiempo vuelves a botar un balón, en una pista, con público y con un señor delante que quiere quitártelo?
Alegría. La verdad es que no he necesitado tener una lesión grave para ser consciente de que somos unos privilegiados, de que tengo la suerte de dedicarme a mi pasión. Me encanta jugar al baloncesto, me encanta formar parte del día a día de un equipo, y es algo que lógicamente he echado de menos. He intentado trabajar lo máximo posible con el equipo médico del club, que ha hecho un trabajo espectacular y le estoy muy agradecido. Y con esa ilusión de volver a jugar, aunque sabedor de que me queda mucho trabajo por hacer.

 

Si soy el tercer base, intentaré ser el mejor tercer base de la liga

 

¿A cuánto consideras que estás, fundamentalmente en el aspecto físico? 
Es algo que me he propuesto ni pensarlo. Porque no quiero compararme ni con nadie ni con mi versión previa a la lesión, porque podría generarme algo de frustración. Es algo que intento no planteármelo. Ahora mismo estoy a mi cien por cien, aunque mi cien por cien de ahora no sea igual que el de antes. Tengo mucha energía y mucha ilusión en seguir trabajando para ser útil al equipo y ayudar todo lo posible en la segunda parte de la temporada. Dando mi máximo cada día creo que podré hacerlo.

 

¿Está el equipo al cien por cien?
Siempre hay margen de mejora. Incluso después de una victoria contra un equipo del nivel del Burgos seguimos teniendo puntos que mejorar. Pero lo más importante es que el equipo trabaja bien día a día, es un grupo comprometido y que tiene muy buena mentalidad. Y las temporadas son muy largas, hay que saber controlar cuando vienen mal dadas, mantener el equilibrio de no estar super arriba cuando conseguimos una victoria, ni super depresivo cuando llega una derrota. Equilibrio, día a día, trabajo, seguir el plan de cada partido. Eso es lo que nos debe hacer conseguir muchas victorias en esta segunda parte de la temporada.

 

Tras el partido del viernes, Diego Epifanio dijo: “Es muy fácil entrenar a este equipo”. ¿Es tan fácil ser entrenado por Diego Epifanio?
Sí. Hay muy buena conexión entre los jugadores y el cuerpo técnico. Estamos todos muy comprometidos con el proyecto, somos todos muy conscientes de que aquí lo importante es que el equipo gane. 
A nivel individual no es importante que Alex vuelva ahora de la lesión, es importante que equipo siga ganando partidos, que sigamos consolidándonos en las posiciones altas, que consigamos escalar alguna posición más y podamos llegar bien a ese final de temporada, que seguro que será muy emocionante.

 

No quiero compararme con nadie ni con mi versión previa a la lesión, porque podría generarme algo de frustración

 

Directivos y técnicos suelen ser los encargados de hablar de objetivos. ¿Los jugadores comentáis algo entre vosotros acerca de ello?
Cada vez menos. Porque conforme vas jugando más años te das cuenta de que las dinámicas cambian de una semana a otra. Y creo que no es bueno pensar muy a largo plazo. Por ello insisto mucho en la importancia del trabajo día a día, porque eso es lo que nos llevará a hacer un buen final de temporada, seguro.

 

Y además estamos hablando de la LEB Oro más complicada de todos los tiempos...
Está claro que el nivel de la liga es muy alto. Los equipos que han bajado de la ACB le han dado un salto de calidad, otros equipos siguen consolidándose, haciendo las cosas bien, metiéndose en posiciones altas. Es una liga que, los que llevamos años en ella, sabemos que es muy particular, que hay muchas sorpresas, que no te puedes fiar de ningún rival. Eso la hace muy bonita. Por eso, hablar de objetivos cuando aún estamos a mitad de temporada... Lógicamente tenemos la ilusión de meternos en playoffs e intentar llegar a ellos en la mejor posición posible. Y veo al equipo capaz de todo.

 

Por poner un objetivo inicial: ¿conseguir el factor cancha en los playoffs?
Es una ilusión. Sabemos que para conseguirlo debemos hacer una muy buena segunda vuelta. No diría que ahora es un objetivo, pero veo al equipo capaz de conseguirlo.

 

Intentamos ser un equipo sólido los cuarenta minutos, pero el rival también juega

 

Habéis competido en la cancha de los tres primeros clasificados (Palencia, Andorra y Estudiantes), aunque la victoria se os resistió los tres partidos. El hecho de jugar contra ellos en casa en la segunda vuelta ¿os hace ser más optimistas?
Puede ser, pero no sabría contestarte. Ahora viene Iraurgi, que está en las posiciones bajas, pero que también es capaz de ganar en cualquier pista. Y si nos ponemos a pensar más allá de este partido, nos equivocaremos. Aunque, lógicamente, para nosotros jugar en casa siempre es un punto a favor. Puede ser beneficioso, pero igualmente tendremos que ir a otras canchas que serán complicadas.

 

Viendo algunos partidos más o menos recientes, ¿sientes que podíais tener alguna victoria más?
Sí. Es un sentimiento que tenemos todos. Es cierto que al final de las temporadas la clasificación suele ser bastante justa. Pero sí, hay partidos que se nos han escapado por ciertos detalles o por algunos minutos en los que no hemos estado del todo bien. 
Pero eso es pasado, todos esos partidos nos tienen que servir para seguir creciendo como equipo. El otro día hicimos una segunda mitad tremenda, y ese es el camino. 
 

¿Habías remontado alguna vez tantos puntos?
No. Y no es normal. Tanto ir 25 abajo a mitad del segundo cuarto como hacer ese tipo de remontadas. Es verdad que el baloncesto actual se juega a un ritmo en el que los parciales están a la orden del día. Hacer un parcial de 10-0, hoy en día se ve prácticamente en cada partido. Y muchas veces es el control de esos momentos lo que te hace ganar o perder. El otro día, cuando nos vino el momento bueno, arropados y empujados por la afición, que estuvo espectacular, supimos seguir apretando y llevarnos una victoria que para nosotros es muy importante.

 

Ahora mismo estoy a mi cien por cien, aunque mi cien por cien de ahora no sea igual que el de antes

 

No es fácil mantener los brazos arriba cuando estás 25 puntos abajo...
Es algo que este equipo tiene. Corazón. Es una virtud que la gente aprecia y que nos hace sumar victorias. Nos volvimos a meter en el partido, nos fuimos al descanso convencidos de que podíamos conseguirlo, y así fue. Y creo que la clave fue la mentalidad.
Intentamos ser un equipo sólido los cuarenta minutos, pero el rival también juega, dentro de un mismo partido hay muchos cambios de dinámica, muchas emociones... La parte positiva es que este equipo no se rindió. Y no se va a rendir nunca. Supimos entender bien el partido a raíz del momento malo que pasamos en el segundo cuarto y lo que necesitamos para volver al partido. La afición nos empujó a seguir creyendo... y acabó siendo una noche muy bonita.

 

Con tres bases –y de mucho nivel– ahora en la plantilla, ¿habrá minutos para todos?
La verdad es que estoy encantado de compartir posición con ellos. Son bases de gran nivel. Y el deporte está lleno de grupos en que unos tienen más protagonismo un día, al siguiente lo tienen otros... Cuando se intenta entender el rol que uno tiene y cada uno da el máximo, el beneficiado siempre es el equipo. Aquí lo importante es que el Basquet Coruña gane. Y estoy dispuesto a hacer todo el esfuerzo posible por intentar ser útil. Si soy el tercer base, pues intentaré ser el mejor tercer base de la liga, ayudar cada día a mis compañeros, que los entrenamientos sean mejores, y estar siempre preparado. Si seguimos todos con la mentalidad de ayudar al grupo, creo que podemos conseguir grandes cosas.

 

¿Te ves jugando minutos de ‘2’? Tienes mano y talla para ello. 
Por qué no. En el baloncesto actual las posiciones están menos definidas. Bases que pueden jugar de ‘2’, ‘cuatros’ que juegan abiertos, pívots con mano exterior... Se pueden hacer muchas combinaciones según lo que pida el partido. 

Alex Hernández: “Este equipo tiene corazón; no se va a rendir nunca”

Te puede interesar