viernes 4/12/20
fabril 1- 0 salamanca uds

A la sexta fue la vencida

La victoria se resistió hasta la sexta jornada pero, al fin, la consiguió el Fabril. El equipo de Tito Ramallo ganó al Salamanca UDS con un gol de Quique Fornos

El mediapunta Jony Montiel (i) fue el asistente del gol de Quique Fornos en un saque de esquina | javier alborés
El mediapunta Jony Montiel (i) fue el asistente del gol de Quique Fornos en un saque de esquina | javier alborés

La victoria se resistió hasta la sexta jornada pero, al fin, la consiguió el Fabril. El equipo de Tito Ramallo ganó al Salamanca UDS con un gol de Quique Fornos y con bastante sufrimiento porque desde la media hora dejó de controlar el partido, porque Pedro López tuvo que parar un penalti al filo del descanso para evitar el 0-1 y porque Dani Sotres desbarató las ocasiones blanquiazules en el segundo tiempo. A pesar de todo eso, a la sexta fue la vencida.
El Fabril entró bien, muy bien en el partido. Monopolizó la posesión de balón, con el que llevó la iniciativa del juego y fue un equipo dinámico, vertical, con pegada. Jony Montiel y Lucas Viña probaron desde fuera del área antes de que se cumpliesen cinco minutos de juego y en el 7, un córner ejecutado por Jony Montiel desde la izquierda, fue aprovechado por Quique Fornos para lanzarse en plancha y cabecear, tras desprenderse de su marca, lejos del alcance (1-0) del excéltico Dani Sotres.
El Salamanca, con intenciones combinativas pero sin aproximarse a la portería de Pedro López –ayer fueron titulares por primera vez esta temporada el portero andaluz, el mediocentro Carlos López y el extremo Juanje–, no ofreció muestras de poder hacer daño al Fabril, pero el filial del Depor perdió el control sobre el minuto 25 de partido, cuando Juanje, tras una conducción de izquierda hacia dentro, soltó un derechazo que no encontró portería.
Pese a que el Fabril dejó de darle continuidad al juego, de ser vertical, de aprovechar el talento de sus futbolistas de ataque para generar situaciones de peligro, el Salamanca UDS del exdeportivista Manu Molina (jugó de 10 en un 1-4-3-3) apenas generó peligro pero, en una falta lateral escorada al perfil derecho del ataque del cuadro visitante, Manu Molina puso el balón a la altura del punto de penalti, Fer Ruíz remató a media altura y Quique Fornos desvió la pelota con el brazo. Al menos eso entendió el asturiano Gao Aladro, que no podía estar mejor situado en esa jugada. Pablo González, el futbolista salmantino más desafortunado ayer en Abegondo, ejecutó la pena máximo con fuerza pero sin colocación. Pedro López se lanzó a su izquierda, a donde intentó disparar Pablo, pero el lanzamiento le salió demasiado centrado y el guardameta del Fabril desvió con el cuerpo.
El inicio del segundo tiempo no provocó ningún tipo de alteración respecto al último cuarto de hora del primer período. Tanto Fabril como Salamanca querían el balón, pero no conseguían elaborar para hacer daño. A ambos equipos se les notó una falta de profundidad considerable. El 1-0 es un resultado peligroso pero, aunque el Salamanca tuvo hasta tres ocasiones claras –una de Pablo González en el minuto 58 con un mal remate en el área pequeña, una de Fer Ruíz de cabeza en el 64 y una a balón parado con varios intentos de remate en el tiempo de prolongación, el Fabril mereció ganar. Dani Sotres fue el mejor jugador visitante tras desbaratar un cabezazo de May y mostrarse muy seguro en todas las intenciones de gol del Fabril.

Cara
El día que Tito Ramallo decidió sentar a dos futbolistas que habían disputado todos los minutos en las cinco primeras jornadas de liga –el portero Álex Cobo y el delantero Uxíoda Pena–, el mismo en el que volvió a dejar al lateral derecho Blas en el banquillo apostando por Quique Fornos en esa posición y el mismo en el que Carlos López –el equilibrio personificado de este Fabril– y Juanje –un extremo muy interesante que todavía no está en forma– fueron titulares por primera vez esta temporada, a filial del Deportivo le tocó cara y consiguió su primera victoria en liga. l

Comentarios