Lunes 24.06.2019

Victor Pablo Pérez | “Aquí se generó un proyecto muy potente que sigue siendo el gran referente nacional”

DIRECTOR HONORARIO OSG El que fuera director titular de la Sinfónica de Galicia durante 20 años, tomará la batuta otra vez mañana en el Palacio de la Ópera con la “Sinfonía nº4” de Schumann y el “Requiem” de Cherubini

Victor Pablo Pérez volverá a coger la batuta para dirigir a la Orquesta Sinfónica de Galicia (OSG), de la que fue director titular durante dos décadas, hoy en Ferrol y mañana en el Palacio de la Ópera coruñés,
El concierto constará de la “Sinfonía nº 4” de Robert Schumann, y del “Requiem” de Luigi Cherubini, con el que de algún modo quiere homenajear a los miembros de la orquesta recientemente fallecidos.

¿Hacía tiempo que no dirigía la Sinfónica de Galicia? 
Más o menos un año. Vengo todos los años. Desde que terminé como director titular, vengo una vez al año al menos, aunque la próxima temporada igual vengo dos, una de ellas para un homenaje a Gaos.
 
¿Echa de menos algo de A Coruña? 
Siempre se echa de menos esta ciudad, y Galicia. La Orquesta es una orquesta magnífica, un referente nacional que se mantiene como tal afortunadamente, con la gestión que se está haciendo de la OSG, con un director, con Dima (Slobodeniouk), que es un gran director. 

Retrotrayéndonos un poco en el tiempo, ¿cuándo decide dedicarse a la música? 
Desde muy pequeño, estaba en un colegio interno, en León, la Virgen del Camino, y allí nos enseñaban música. Era un colegio pobre, un colegio para niños que sus padres no tenían muchos medios. Era lo que hace 40 años llamábamos un colegio apostólico, un colegio de Bachiller que pretendía que los niños siguieran después la carrera religiosa. Yo hice allí todo el Bachiller, con un buen sistema de estudios, un buen sistema de deporte, teníamos esa fortuna. 

¿Y empezó tocando el piano o hizo algo antes? 
Bueno, empecé cantando. Porque allí se empezaba cantando en el coro del colegio. Que era muy bueno, hacía giras y tenía una presencia nacional muy importante. Después empecé a estudiar piano, al principio de una forma más desenfadada y luego con mayor profundidad. 

¿Y cómo es el salto de comenzar por un instrumento y acabar dirigiendo una orquesta? 
Bueno, lo normal es empezar estudiando solfeo, después estudiar un instrumento, y luego hay estudios de armonía, contrapunto y fuga, etc. para continuar después específicamente en la carrera de director de orquesta, que yo hice en Madrid y la perfeccioné en Munich.

Dirigió la Sinfónica de Asturias, Tenerife y Galicia ¿Hay algo que resalte de las tres? 
Bueno, las tres han tenido importancia en mi vida. La  de Asturias, es en la que te formas, como director y como gestor, ya que de algún modo estás gestionando un grupo humano.  La de Tenerife fue la primera orquesta netamente profesional que pude ir construyendo y, pasados unos años, tuve la oportunidad de repetir experiencia con la OSG. Aquí en Galicia se generó un proyecto muy potente, que hoy en día es el gran referente nacional, como orquesta a nivel técnico y, además, en un aspecto que nadie trabaja en España, que es la presencia en Youtube, que hace que te `puedan ver en todo el globo. 

Dirigió la OSG desde el 93 hasta 2013 ¿Hay algún logro o momento que destaque? 
Yo creo que el conjunto de todo el trabajo es lo que queda. Queda una orquesta con un nivel netamente europeo. Y queda un proyecto global, además de la OSG hay una orquesta de jóvenes, que es la cantera; hay también una orquesta de niños, para ser la cantera de la cantera, y hay también coros magníficos y estupendos.

¿Cuál diría que debe ser la relación entre director y músicos?
Si digo la palabra amor quizá quede un poco cursi, pero amar a una persona o a un grupo y que ellos te amen supone además un respeto, y colaboración, y admiración, del director por la orquesta y de la orquesta por el director.

Comentarios