viernes 06.12.2019

Un reto que pasa por hacer visibles a doce mujeres negras y con bata

Zinthia Álvarez busca fondos para ponerle tapas al proyecto “Mujeres negras que cambiaron el mundo” y subirlas al mapa

Las ilustraciones fueron diseñadas por Nina Sefcik
Las ilustraciones fueron diseñadas por Nina Sefcik

El proyecto “Mujeres negras que cambiaron el mundo” busca fondos para ponerse tapas y saltar al papel en forma de álbumes ilustrados que agruparán a talentos por docenas. Cuenta su creadora Zinthia Álvarez Palomino que las primeras africanas y afrodescendientes tienen bata y dieron pasos de gigante en el conocimiento. 

Y es que el primer volumen “Mujeres negras en la ciencia” atiende a doce con un papel importante en la divulgación como Alice Augusta Ball, que desarrolló una forma inyectable de aceite de chaulmoogra que se empleó durante 20 años para tratar la lepra. Para que la sociedad la conozca, a ella y a las demás, la autora lanza una campaña de crowdfunding en Verkami: “Solo falta imprimirlo porque todo el trabajo de maquetación e ilustraciones está hecho”. La idea es empezar con una tirada de 500 libros. Para Zinthia, es básico “que en un mundo copado por el hombre, se le dé visibilidad a lo que hacen las mujeres”. 

Las microbiografías se acompañan de hitos en la historia universal, y de las ilustraciones visuales y coloridas de Nina Sefcik, que hacen que las historias ganen y se conviertan en aventuras porque aunque no es narrativo, lo que se cuenta es atractivo “e intentamos suavizarlo” para que llegue a los más bajitos, así como a sus madres y padres. 

Hasta el 17 de marzo, los coruñeses tienen 40 días para cooperar con la iniciativa que busca crear conciencia sobre la necesidad de mostrar referentes con diversidad étnico-racial. Explica Palomino que comenzó en el ámbito de la ciencia porque “creo necesario reconocer el valor y potencial de las mujeres negras y afrodescendientes que rompieron con estereotipos de raza y género e hicieron historia en un mundo regido principalmente por hombres, donde ver a una mujer sigue siendo tarea difícil, pero ver a una mujer negra es más difícil aún”. Todas superaron barreras y se convirtieron en pioneras, pero siguen siendo desconocidas para una inmensa mayoría de personas. Ponerlas en el mapa de los grandes es necesario, cuenta Zinthia, porque sirven de ejemplo a las futuras generaciones. Por eso, los euros recaudados irán destinados a la impresión, pero también a la presentación en centros y colegios.

Zinthia es mujer y afrodescendiente, “porque en esta etapa de mi vida estas dos palabras me definen más que mi profesión de periodista”. Llegó a España hace casi diez años y desde entonces se dedica al área del márketing y la comunicación online. Hace dos años, inició un camino de autodescubrimiento, donde se sintió parte de un grupo minoritario, el de las afrodecendientes. Esta búsqueda le llevó a formar parte de Afrogalegas, un colectivo que trabaja por darles visibilidad y tiene sede en la ciudad. Además, está prologado por Antoinette T. Soler, directora de Afroféminas.

Comentarios