miércoles 18.09.2019

El Acuario recuerda en una muestra sus 20 años siendo un trozo de Atlántico por dentro

“Aquarium Finisterrae: 2009-2019” son 53 carteles que rememoran lo que el centro colgó en sus paredes durante los dos decenios y las actividades que dispensaron y con las que promovieron valores

La muestra recuerda las actividades que tuvieron lugar en la Casa de los Peces | patricia g. fraga
La muestra recuerda las actividades que tuvieron lugar en la Casa de los Peces | patricia g. fraga

El próximo 5 de junio, el Acuario cumplirá 20 años siendo un pequeño trozo de Atlántico para que el espectador lo contemple en la distancia corta. Para celebrar esta fecha y con motivo del Día del Medio Ambiente, los Museos Científicos inauguraron una muestra “repaso” de todo que se colgó de sus paredes, así como de las actividades que pusieron a “coletear” a pequeños y mayores durante estos dos decenios. 


Más de cinco millones y medio de visitantes pasaron por los tornos del centro. El concejal de Culturas, José Manuel Sande, y el director de los Científicos, Marcos Pérez Maldonado, así como el responsable de la Casa de los Peces, Paco Franco, presentaron “Aquarium Finisterrae: 2009-2019”, que cuenta su historia a través de 53 carteles de otras tantas muestras temporales. 


La mayoría pertenecen a exposiciones fotográficas sobre la naturaleza y el mar, donde el Aquarium Finisterrae puso sobre la mesa cuestiones cruciales para entender la época actual. Lanzó retos al público acerca de responsabilidades que los espectadores y las instituciones deben asumir, señaló el edil, que destacó “o rigor e a responsabilidade” do museo na configuración do patrimonio moderno coruñés”. Para el concejal, los 20 años vienen a demostrar que el museo es parte esencial “do patrimonio cultural, ambiental e científico da cidade, de Galicia e de todo o Estado”. 

En la sala Isabel Castelo también están presentes las reseñas de grandes producciones interactivas que la sala Humboldt acogió estos años y que abarcan temáticas diversas, como el Mar Caribe, los caballitos de mar, los cefalópodos, la acuicultura, la farmacología vinculada a las especies marinas o la reproducción de los seres vivos acuáticos, “Sexo azul”, que se puede visitar en la actualidad. Es una especie de síntesis del trabajo que desarrollaron desde el edificio para promover la conservación de los océanos, la divulgación científica y, en general, un proyecto de ciudad que arrancó el mismo día, pero 200 años después, que la expedición americana de Alexander von Humboldt salió del puerto coruñés. 

En 20 años, el Aquarium Finisterrae produjo un total de 67 exposiciones y de las 5.550.000 visitas, el 30% fueron alumnos de colegios y ciclos formativos, que pudieron conocer hasta 200 especies animales y vegetales que conforman su colección biológica.


En este período, fue aumentando su familia de bichos, convirtiéndose en reclamo de los curiosos, que recibieron el 13 de abril de 2000 la llegada de las focas Petra e Hansi. Tres años más tarde, a comienzos de verano, nacieron Deben y Altair, las primeiras focas coruñesas y, el 10 de febrero de 2006, llegó el tiburón Gastón, que actualmente es la gran estrella de la sala Nautilus. En principio, buscan una pareja de tiburón toro que de vueltas sobre el perímetro con la misma condición de ser el más temido del tanque, pero de momento no materializaron el fichaje. 

En novembro de 2001 se puso en marcha el programa educativo “Meriendas en el Aquarium” y al año siguiente, comenzó “Durmiendo con tiburones”. Para ambas, se agotan las plazas en minutos porque los padres están pendientes de la fecha y quieren para sus pequeños una jornada por las tripas del museo. La primera vez que los niños conciliaron el sueño al lado de los escualos fue el 26 de junio de 2002. 


Por otra parte, desde el inicio, el espacio ofertó programas de formación e investigación, acogiendo a chavales en prácticas y siendo ellos pilotos de experimentos con el CSIC de Vigo.

Comentarios