OBK: “Recuerdo que decía que con diez años de carrera seríamos felices, imagina ahora, después de más de 30”

Jordi Sánchez, durante una actuación de OBK | cedida

El próximo jueves, los jardines de Méndez Núñez se vestirán de los 90, y uno de los culpables serán OBK, que ofrecerá un concierto enmarcado en los festejos del Orgullo del Norte, el festival Atlantic Pride. Jordi Sánchez promete una actuación especial, ya que también está celebrando los 30 años del nacimiento del proyecto.

 

¿Qué verá el público coruñés?
Va a ver a OBK, que sigue más fuerte que nunca, después de 30 años de carrera, con la misma ilusión, con las mismas ganas. Será un repaso a esos éxitos tan populares que se han cosechado durante todo este tiempo.

 

Actúan en el Orgullo, pero ya cuando comenzaron el colectivo les dio la bienvenida por sus letras.
Sí, la verdad es que fue una cosa para nada premeditada. Fue la historia del primer tema de OBK, “Oculta realidad”, el primer single. Fue eso, un dúo de música electrónica, Miguel y yo, heterosexuales, pero que empezaban a escribir canciones que, en esa época, a la gente le interesaba, a nosotros nos interesaba: son los miedos, las inquietudes, el sentirte querido... Fue una cosa tan ingenua y de corazón y eso es lo más bonito, que entremos en el colectivo con una canción que no estaba ni pensada... solamente era nuestra manera de ver la vida, nuestra manera de expresar nuestras inquietudes. A partir de ahí, eso nos abrió la puerta, por nuestro estilo musical, que era diferente a lo que se hacía en el momento.

 

El proyecto cumple tres décadas, ¿estaba planeado para tanto tiempo?
Para nada. Es increíble. El primer disco se llamaba, precisamente, “Llámalo sueño”. Era el sueño de dos chavales, de ver las canciones que llevaban haciendo en su habitación reflejadas en un disco, sin más pretensión. De repente, vendes tantísimos discos con tu primer trabajo que te lo tomas mucho más en serio. Te lo tomas ya en plan profesional. Pero yo recuerdo que, en las primeras entrevistas, yo decía que con diez o quince años de carrera ya seríamos felices. Imagínate, ahora, hablando contigo, después de más de 30 años y seguir sintiendo esos nervios, porque no cambian las cosas.

 

En su día, buscaban hacer en España lo que hacían grupos como Depeche Mode, ¿Que busca ser OBK en la actualidad?
Al final, es una amalgama de muchas cosas. Yo siempre he defendido a Umberto Tozzi como mi gran influencia y siempre lo haré. Esa es mi vida, no puedo cambiarla. Los cantautores italianos han hecho algo por mí, el Italodisco también, con aquellos hits con sintetizadores, que eran apabullantes. Está claro que mi focus siempre fueron los grupos ingleses, tipo Depeche Mode. Pero luego está tu personalidad y manera de hacer las cosas, en ese sentido OBK siempre ha hecho lo que le apetece y cuando le apetece. A día de hoy ya no me fijaría tanto en esas influencias que tenía. Por decirte algo, me está gustando mucho todo lo que está haciendo The Weekend, a nivel de producción me parece maravilloso, me parece una electrónica muy chula, porque además parece que tiene mucho bagaje de los 80 y de lo 90, pero actualizado.

 

Lo suyo en los 90 fue innovador, pero ¿sería más fácil que naciera un nuevo OBK actualmente?
Sí (ríe). En mi casa tengo un estudio y mi hijo trabaja en el, por ejemplo. Ahora es muy fácil hacer canciones y discos y hacerlos con una contundencia y un sonido que antes era imposible. Ahora lo que tienes que batallar es para hacerte sentir o tener la suerte de tener muchos seguidores. Ahora está todo en las redes. Pero lo importante es lo de siempre, hacer buenas canciones y estar en el momento correcto en el sitio correcto. Antes todos los grupos íbamos con las maquetitas a las compañías y si te decían que no, no había más opción. Ahora, desde casa, puedes hacerlo todo y si tienes la canción que la gente quiere escuchar, pfff, lo tienes más fácil para darte a conocer.

OBK: “Recuerdo que decía que con diez años de carrera seríamos felices, imagina ahora, después de más de 30”

Te puede interesar