Miguel Poveda: “Ahora, cuando uno pisa un escenario es como cuando se pisó la Luna, como si fuese la primera vez”

Miguel Poveda, en una imagen promocional

El flamenco y el cante tienen muchos horizontes por alcanzar y Miguel Poveda se ha decidido a viajar hacia alguno de ellos con su nuevo trabajo, “Diverso”, que presentará en el Palacio de la Ópera el próximo día 26 (21.00 horas)


Viene a presentar “Diverso”, un trabajo en el que mezcla flamenco con otros estilos.

Es fruto de las ganas que tenía de tomar contacto con otras músicas, de poder viajar, de poder abrazar a través de la música y mostrar esa paleta de colores que se han ido impregnando en mi a lo largo mi carrera. En el confinamiento, muchos artistas tuvieron tiempo a pensar, a hacer autoanálisis y reflexionar, y yo tuve una necesidad, más fuerte que nunca, de abrazar y la música así lo ha hecho. Lo que no consiguen muchas veces los mandatarios del mundo, lo consigue la música y eso es un reflejo de esa situación, es un disco que viaja a México, a Buenos Aires, a Jerez, a Sevilla, a Barcelona... y que se abraza con otras culturas, partiendo de la base del flamenco.


A la raíz flamenca le queda mucho terreno por explorar.

Desde luego, así lo creo. Así lo demuestra la historia del flamenco, donde existen cantes que tienen influencia latinoamericana, cubana... aunque este trabajo no se centra exclusivamente en eso, sí que tiene la misma filosofía de compartir, de abrazarse y tender puentes.


En su caso siempre ha explorado las posibilidades del cante ¿tras tantos años, aun le quedan aspectos por descubrir?

Creo que lo atractivo del flamenco es que es infinito y que cada artista que ha dado la historia del flamenco, y que sigue dando, tiene un universo particular que ya se te hace infinito (ríe). Desde las distintas ciudades, como se canta diferente en Málaga, en Huelva o en Jerez, los propios cantaores que han aportado su personalidad, todos los estilos tan variados que hay en el mundo del flamenco, hacen que uno siempre esté aprendiendo y que esto sea una fuente inagotable.


Incluye una canción en catalán.

Yo he nacido en Cataluña, tengo esa posibilidad y así la he usado. No me quiero poner cortapisas, ni muros, por el hecho de ser cantaor flamenco. Tengo que ser consecuente con mi realidad, y mi realidad es que he crecido en diversidad. En un barrio, es verdad, que era un gueto de emigrantes andaluces, en su mayoría, que me enseñó mucho y gracias a eso hago flamenco. Pero luego, cuando me voy a vivir solo a Barcelona, hay una explosión de colorido y empiezo a participar en teatro, a convivir con músicos de otras disciplinas. Y todo eso fue un aprendizaje, así que me tengo que mostrar como lo que soy, diverso.


Está iniciando la gira, ¿está siendo más intensa la vuelta tras tanto tiempo parados por la pandemia?

Yo creo que por parte de todos los que amamos la cultura y el espectáculo. Ahora, cuando uno pisa un escenario es como cuando el hombre pisó la Luna (ríe), como si fuese la primera vez, sin saber si va a volver a ocurrir, porque, sin ser tremendista, la situación del planeta no está nada fácil. Creo que hemos tomado conciencia del valor que tiene asistir a un teatro, a una exposición, leer un libro, estar en contacto con la cultura... y cuando eso ocurre es como algo sagrado.


Hace poco, usted le preguntaba a Rosalía acerca de las nuevas propuestas musicales ¿cree que están atrayendo nuevo público?

Yo creo que sí. Cuando uno admira a un artista tan popular, lo que dice va a misa, así ocurrió con la copla cuando Serrat dijo que era maravillosa y cantó con Lola Flores y Valderrama, todos los que asociaban esa música a una época nefasta del país, se liberaron del prejuicio, porque decían “Si lo dice Serrat...”. Y creo que la gente joven, que sigue otras tendencias, cuando oye a Rosalía decir que ella empezó cantando flamenco, que es una música maravillosa y la incluye en sus espectáculos, pues creo que la gente lo ve de otra manera. Si su diosa, que es Rosalía, dice que el flamenco es maravilloso, ellos también, y al final, alguno se acercará y puede que se quede enganchado y creo que es positivo.

Miguel Poveda: “Ahora, cuando uno pisa un escenario es como cuando se pisó la Luna, como si fuese la primera vez”

Te puede interesar