Lunes 20.05.2019

La explantilla del MAC pierde toda esperanza de retomar el proyecto

Pese al rescate prometido por el Ayuntamiento, este sigue con consultas y creen que esto actúa en contra

Exposición de la decimoquinta edición de la bienal de arte de Naturgy | AEC
Exposición de la decimoquinta edición de la bienal de arte de Naturgy | AEC


Las negociaciones siguen abiertas, pero el tiempo pasa y la plantilla que Naturgy echó a la calle a finales de enero ya perdió la esperanza de volver a retomar el proyecto cultural del MAC que nació bajo el amparo de Unión Fenosa. 

Y es que mientras la compañía ofertó al Gobierno local una serie de condiciones para coger las riendas del centro de la avenida de Arteixo, el equipo municipal se encuentra en período de consulta con agentes activos de la cultura. Aquí también entran los extrabajadores del museo, que ya no se creen la promesa de la Marea cuando les aseguraron que irían a su rescate. 


También ven que el parón perjudica a la fidelidad de un público, que poco a poco se olvida de lo que hubo. Uno de los exempleados, Jorge Núñez, señala que pese a la respuesta positiva de los usuarios a las actividades que ofertaban en el MAC, “se olvidan de nosotros”. La gente se cansa, añade, y los seis que están haciendo cola en el INEM, acaban por buscar trabajo donde sea o preparando unas oposiciones. 

Quiere pensar que algún día se abrirá algo parecido a lo que floreció hasta el pasado mes de diciembre, pero, en general, habla de decepción y falta de esperanza a lo que se decía “de iremos en busca vuestra”. Más allá de las reuniones, donde el Ayuntamiento les mostró su solidaridad, “no existe un compromiso formal”. Explica que se les tuvo en cuenta a la hora de convocar debates sobre la viabilidad del proyecto y las vías para hacerlo, pero “como cualquier otro representante de entidad que también estuvo presente”. 

Con las elecciones municipales a la vuelta de la esquina, la incertidumbre es todavía mayor: “Igual figura en el programa electoral”, pero esto no son más que especulaciones porque, en teoría, “todos los grupos políticos están comprometidos a darle una segunda vida al MAC”. 

Núñez lamenta el desenlace del museo ya que no cerró “por sus resultados”. Recuerda que funcionaba de manera ejemplar: “Estamos muy orgullosos de lo que conseguimos porque si bien lo diseñó un directivo iluminado como Julián Trincado, a nadie más le importó y si siguió adelante fue por el empeño de sus directores y los  profesionales que estaban detrás”. 


Eran, dice, una plantilla bien compenetrada, donde cada uno estaba especializado en una tarea. Sin embargo, el equipo se disuelve y la mayoría tratan de buscar una opción b que les dé de comer: “Sabemos que el cierre del museo estuvo encima de la mesa un millón veces, pero la difusión en medios era una forma de publicitarlo diez veces más barata y eficiente que pagándola directamente”. El MAC tenía el respaldo de la sociedad –artistas y público–, que aplaudió la oferta que agitó a la ciudad durante estas últimas décadas. 

A finales de enero, la empresa Naturgy hizo efectivas las indemnizaciones por despido a seis de los diez integrantes y aunque en el convenio hay una cláusula para garantizar el empleo, “se ve que hay excepciones, porque a seis de nosotros no se nos ha ofrecido ninguna posibilidad”, apuntó Jorge Núñez, que llevaba 20 años en el departamento de Educación.

Comentarios