sábado 23/1/21

La venta de viviendas se incrementó un 13% en 2016 respecto al año anterior

La crisis económica todavía no se ha disipado de todo y la falta de tramitación de licencias de construcción todavía no ha permitido que los promotores inmobiliarios retomen con fuerza la construcción de nuevos edificios, pero eso no ha impedido que la compra-venta de pisos crezca notablemente.

Los edificios de nueva construcción en la ciudad son una minoría en la actualidad | javier alborés
Los edificios de nueva construcción en la ciudad son una minoría en la actualidad | javier alborés

La crisis económica todavía no se ha disipado de todo y la falta de tramitación de licencias de construcción todavía no ha permitido que los promotores inmobiliarios retomen con fuerza la construcción de nuevos edificios, pero eso no ha impedido que la compra-venta de pisos crezca notablemente. El área de Vivienda del Ministerio de Fomento revela que el año pasado se vendieron en A Coruña un total de 2016 propiedades destinadas a residencia, lo que se tradujo en una subida del 13% en relación a 2015.
El último trimestre del año no fue el más fructífero para las agencias inmobiliarias y los coruñeses deseosos de vender sus casas pero sí superó los números de su predecesor y permitió cerrar un año que muestra que en la ciudad se está afianzando de nuevo el interés por convertirse en propietario. Entre octubre y diciembre de 2016 se registraron un total de 505 transacciones, que hicieron que el cómputo global de 2016 coincidiera con el año. En total se vendieron 2016 viviendas.
La subida en relación a 2015 fue del 13%, dado que en el ejercicio anterior habían cambiado de manos 1.779 inmuebles. Pero lo que realmente muestra el inicio de la recuperación no es solo ese porcentaje sino el resultante de comparar las operaciones de 2016 y de 2014  o 2013. En 2012 se adquirieron más pisos que en los dos años anteriores pero la cifra todavía era reducida en relación al año pasado. 
En los últimos tres años (de 2013 a 2016) el repunte de las compras fue de un 65%. Ante la falta de stock de hogares nuevos que han denunciado por activa y por pasiva los promotores, la inmensa mayoría de las escrituras que se modificaron se referían a casas de segunda mano. Y es que mientras los bancos empezaron a abrir algo la mano con la concesión de préstamos hipotecarios –aunque no por el 100% del coste– los promotores aún no contaban con gran cosa que ofrecer.
De los 2.016 activos, 1.786 habían tenido dueño anterior viviendo en ellos. Es decir casi el 89% de los apartamentos no estaban impecables para la llegada de sus ocupantes convertidos en propietarios de manera oficial. 
Entre enero y diciembre también quedó demostrada la cada vez más acuciante reducción de la bolsa de propiedades nuevas. Si el pasado ejercicio se compraron 230, un año antes el departamento de Fomento establecía un total de 317 en el ayuntamiento.

De carácter libre
La evolución ha ido hacia abajo porque hace años que apenas se construyen promociones a estrenar y las entidades financieras y la Sociedad de  Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) –más conocida como banco malo– despacharon todo lo que pudieron, aunque fuese a precios muy reducidos, en los años inmediatamente posteriores al inicio de la recesión económica.
Respecto al movimiento de casas de carácter libre o de protección, como viene siendo habitual en los últimos años casi todas las viviendas respondían a la primera tipología. La esperanza del sector de la construcción es que el Ayuntamiento acelere la tramitación de permisos para iniciar las obras que tienen previstas en medio de este repunte. l

Comentarios