viernes 27/11/20

Los vecinos de Eirís niegan que una “mano negra” dirija sus protestas

La insinuación del alcalde, Xulio Ferreiro, de que existen intereses “por poñer aos cidadáns en actitudes que non son as reais” respecto a los realojos de personas sin hogar, ha dejado perplejo al presidente de la asociación de vecinos del barrio de Eirís

La insinuación del alcalde, Xulio Ferreiro, de que existen intereses “por poñer aos cidadáns en actitudes que non son as reais” respecto a los realojos de personas sin hogar, ha dejado perplejo al presidente de la asociación de vecinos del barrio de Eirís, Suso Prado, que desafió al regidor a hablar claro: “Se el sospeita que hai alguén detrás, que o diga”. Por su parte, su predecesor en el cargo, Manuel Vilaboy, aseguró que “no hay una mano negra en Eirís”.

Ambos estuvieron presentes en la asamblea vecinal de esta semana, en la que una multitud furiosa se pronunció en contra del complejo de 20 módulos que alojaría a personas en exclusión social que no quieren aceptar las normas de las instituciones benéficas. Es por eso que tienen claro que el barrio rechaza la iniciativa del Hogar Sor Eusebia, para la que el Ayuntamiento cede una parcela en Eirís.

“Non temos apoio municipal”
La visión del alcalde del conflicto suscitado en Eirís, advierte Prado, hace que el barrio se aleje aún más del Gobierno de la Marea Atlántica. “Sentimos que non temos apoio municipal, que somos os feos da familia”.

Y se pregunta si se escogió Eirís porque “non temos forza, porque somos un barrio pequeno”. Por su parte, Vilaboy considera que es evidente que el barrio se ha posicionado. “Mayoritariamente está en contra. Yo conozco Eirís, he vivido toda mi vida aquí, la gente me habla por la calle y el sentir mayoritario es que no”.

Un barrio “no racista”
Pero, por otro lado, también califica de injustos los comentarios que tachan a Eirís de barrio “racista”. “Eso no es cierto, la prueba es que se acaban de mudar dos falmilias de la Conservera Celta a la calle de Javier López López y no ha habido ninguna protesta”, argumenta Vilaboy. Según él, las dos familias chabolistas han ocupado dos pisos propiedad del Ayuntamiento, en el mismo bloque donde se instalaron familias procedentes del poblado de Penamoa.

Para Vilaboy, que es educador social, el problema es que no se ha hecho un trabajo de campo previo con los vecinos. “Cuando hay un conflicto social solo se puede buscar una solución y cuanto antes, mejor. Eso es lo que necesita Eirís, una solución rápida”. La decisión se tomará en unos días.

Comentarios