miércoles 2/12/20

Vecinos de Pastor Díaz temen que se les venga encima la grúa de una obra parada

La quiebra de constructoras y la paralización de obras en toda la ciudad sigue causando perjuicios a muchos ciudadanos. Vecinos y comerciantes del entorno de Cuatro Caminos denuncian ahora el abandono de un solar en la calle de Pastor Díaz y temen que una grúa de grandes dimensiones pueda derrumbarse sobre alguno de los edificios colindantes o incluso caer a la calle.

los residentes afirman que la grúa oscila mucho con el viento    j. alborés
los residentes afirman que la grúa oscila mucho con el viento j. alborés

La quiebra de constructoras y la paralización de obras en toda la ciudad sigue causando perjuicios a muchos ciudadanos. Vecinos y comerciantes del entorno de Cuatro Caminos denuncian ahora el abandono de un solar en la calle de Pastor Díaz y temen que una grúa de grandes dimensiones pueda derrumbarse sobre alguno de los edificios colindantes o incluso caer a la calle.

La preocupación crece entre vecinos y empresarios de la calle, muy frecuentada por unir el Fórum Metropolitano con la calle de Ramón y Cajal, al ver que el Ayuntamiento no ha atendido a sus reclamaciones para asegurar el perímetro de una obra abandonada. Antonio Garrido, un comerciante de Pastor Díaz, denuncia que, pese a que la licencia de obra data de 2007 y se daban 30 meses de plazo de ejecución de un inmueble, “está paralizada desde aquel año y hay una grúa ilegal porque el Ayuntamiento no tiene constancia de que exista”.

Garrido afirma que “oscila con el viento y los vecinos tienen miedo a que les caiga encima”, algo que reitera María Teresa Queimadelos que lamenta que “nadie la mantiene” y opina que se podría producir un episodio similar al de hace unos años en San Andrés. El presidente de la Asociación de Vecinos de Os Castros- Cuatro Caminos A Barcarola, Juan Iglesias, advierte de que la falta de control supone “un peligro”, más frente a los “temporales” y exige al gobierno local que retire o asegure la grúa.

amenaza a los cimientos

Garrido también critica que el vallado de la obra haya tomado la acera e inutilizado cinco plazas de aparcamiento, dificultando el paso y la visibilidad para algunos comercios como el suyo.

Los vecinos creen que la finca está en unas condiciones “insalubres” porque se excavó para construir cuatro sótanos y ahora hay un lago en el hueco formado por el agua de lluvia y las “filtraciones del río Monelos”. “Vivo en un séptimo y llegan los mosquitos del solar”, dice Queimadelos, que teme que el agua afecte a los cimientos de pisos contiguos. n

Comentarios