viernes 15/1/21

Un antiguo chabolista de A Pasaxe se entrega tras descuartizar a su pareja

Había vivido durante mucho tiempo en el poblado de A Pasaxe, pero hacía años que nadie lo veía por allí. M.D.A.M, un mendigo portugués de 53 años, vino desde la localidad leonesa de Bembibre a buscar refugio entre sus familiares que le aconsejaron que se entregara en la comisaría de la Policía Nacional en Lonzas.
la guardia civil registró el lavadero de la antigua mina de carbón donde vivían en bembibre     césar sánchez/ical
la guardia civil registró el lavadero de la antigua mina de carbón donde vivían en bembibre césar sánchez/ical

A las dos de la madrugada de ayer, un hombre entró en la comisaría de Lonzas y aseguró haber matado y descuartizado a su pareja y haber introducido sus restos en dos maletas que se encontraban en un antiguo lavadero en una mina de carbón en Bembibre, una pequeña localidad del Bierzo, a veinte kilómetros de Ponferrada. La Policía Nacional telefoneó a la Guardia Civil del lugar que comprobó que, efectivamente, M.D.A.M., un portugués de 53 años que estuvo residiendo durante años en el poblado chabolista de A Pasaxe, había dicho la verdad y que lo que quedaba de la víctima estaba en el interior de dos valijas que fueron trasladadas al anatómico forense de León.

El detenido, de 53 años, la mató en un pueblo de León, pero lo confesó todo en la comisaría de Lonzas

La fallecida fue identificada como Rosa del Mar J.C., de 42 años y natural de Ceuta. Era madre de tres hijos que se encuentran en acogida. En cuanto al portugués, se trata de un mendigo que vivía en el antiguo lavadero de carbón después de que la mujer que también se dedicaba a la mendicidad, lo conociera en Cáritas hace año y medio, cuando ambos acudían al reparto de alimentos. Ella ya vivía en esa vieja mina y lo invitó a irse con ella. En esa vivienda ya había otros sin techo que iban y venían y la convivencia se desarrolló sin mayores problemas.

Sin embargo, y según declaró el propio detenido, el sábado había regresado muy borracho de madrugada y la mujer le había increpado. El presunto homicida asegura que solo quería dormir, y ambos se enzarzaron en una discusión. La escena tomó un cariz violento cuando ella –siempre según la versión del portugués- cogió un cuchillo y le atacó. Él le arrebató el arma y le golpeó una sola vez, pero fue suficiente: el filo cortó el cuello de la víctima. Fue entonces cuando decidió descuartizarla para poder meterla dentro de las maletas. No ha trascendido si pretendía llevarse el cuerpo a algún lado pero lo cierto es que, al final, decidió dejarlo allí y viajar hasta A Coruña.

fuera del poblado

Según apuntan fuentes no oficiales, su intención habría sido pedir ayuda a la familia que aún le quedaba en el poblado coruñés para que le dieran refugio. Entre estos familiares se cuentan los hijos de su anterior pareja, de la que se había separado hace años. Sin embargo, esas mismas fuentes aseguran que el homicida no llegó a pisar jamás el poblado, y que sus familiares hacía años que habían perdido el contacto con él. Cuando supieron lo que había hecho, se reunieron fuera del núcleo chabolista, sus hijos le convencieron que su mejor opción era entregarse, y lo acompañaron hasta la puerta de la comisaría de Lonzas.

El portugués tenía varios antecedentes penales, aunque ninguno por violencia doméstica, según fuentes policiales. Tras prestar declaración sin abogado en el juzgado de instrucción número 7, su titular se inhibió y ordenó su puesta a disposición del juzgado de instrucción y primera instancia número 8 de Ponferrada. A las once de la mañana, y después de una larga noche, llegaba el coche de la Guardia Civil que llevaría al presunto homicida de regreso a tierras leonesas. Allí se le someterá a un examen psiquiátrico para determinar su salud mental.

En cuanto a los restos de la víctima, ya han pasado por un análisis forense del que todavía no han trascendido los detalles. Lo que sí se sabe es que la noticia del suceso ha causado consternación en Bembibre, de solo 10.000 habitantes, cuyo alcalde condenó lo sucedido. Igual ha ocurrido en el poblado de A Pasaxe, aunque los chabolistas han firmado un pacto de silencio.

Comentarios