viernes 20.09.2019

Tranvías certifica que con la vía prioritaria han aumentado los usuarios de las líneas implicadas

En una semana en la que la sentencia urbanística de Someso acaparó toda la atención en María Pita, la movilidad en la ciudad logró arrebatarle el protagonismo ayer al famoso “caso Relámpago”.
Uno de los buses que recorren la vía prioritaria a su paso por San Andrés	.Quintana
Uno de los buses que recorren la vía prioritaria a su paso por San Andrés .Quintana

 En una semana en la que la sentencia urbanística de Someso acaparó toda la atención en María Pita, la movilidad en la ciudad logró arrebatarle el protagonismo ayer al famoso “caso Relámpago”. Para el PSOE, el modelo de vía prioritaria vigilada está resultado un fracaso. La prueba, dicen, puede buscarse en los retrasos que sufren constantemente las líneas que discurren por el trazado del desaparecido carril bus. El teniente de alcalde de Movilidad, Julio Flores, cree que, con estas declaraciones, los socialistas no quieren aceptar un modelo que está funcionando, un hecho que no solo constata el Ayuntamiento, sino que, según el popular, también avala la Compañía de Tranvías. Y es que, tal y como apuntó ayer, un mes después de la eliminación de las aletas de tiburón, la concesionaria del servicio “ha certificado que el número de usuarios ha aumentado, y que se pierden menos viajes con la vía prioritaria que con el carril bus”.

 “Las incidencias puntuales en los buses han sucedido, suceden y sucederán”, dice el concejal de Movilidad

Según Flores, el incremento fue de 55.000 pasajeros en un mes, en el caso de todas las líneas que discurren entre Federico Tapia y la calle de San Juan. Esto supone un 16% más con respecto al mismo período del año anterior. En el caso de los viajes, el popular ya explicó en el pleno del pasado lunes que se pierde un 47% menos de frecuencias. “Por muchas fotos que se hagan en la vía prioritaria, los datos son los que son”, manifestó el portavoz municipal en alusión a la campaña a pie de calle emprendida por el BNG para denunciar el nuevo sistema.

El teniente de alcalde de Movilidad quiso dejar claro que el modelo todavía no está al completo. Falta por acabar de instalar las 18 cámaras de videodetección –para sancionar a todos aquellos que aparquen en doble fila–, así como la puesta en funcionamiento del párking exprés, que está a la espera de que entren en vigor sus tarifas para aparcar un máximo de veinte minutos.

Pese a esto, el portavoz municipal está convencido de que el modelo diseñado por los populares funciona. “A día de hoy, con los elementos disponibles, los resultados son razonablemente aceptables”, destacó Flores, que no descarta que se añada algún dispositivo tecnológico más que permita mejorar el rendimiento de la vía prioritaria.

Pequeñas incidencias > El concejal de Movilidad también aludió ayer a las quejas del PSOE sobre la coincidencia de varios buses de una línea en una misma parada. “Las incidencias puntuales en los buses han sucedido, suceden y sucederán”, manifestó el responsable municipal del área, que ve inevitable que los vehículos de Tranvías sufran “pequeñas averías o pequeños retrasos por incidencias”. Así, en el caso concreto de que coincidan dos vehículos de la misma línea en una parada, Flores explicó que “el primero recoge a los pasajeros, mientras el segundo adelanta para mantener la frecuencia, que es lo que se ha hecho siempre”.

Para el edil popular “hay partidos que no aceptan las alternativas al carril bus, y hacen todo lo posible para decir que la vía prioritaria no funciona”. En este sentido, el conservador lamentó que el PSOE aludiese a un incumplimiento de la normativa al pintar la vía de color naranja, una norma que, según el concejal, solo afecta a las vías interurbanas dependientes del Ministerio de Fomento.

Comentarios