miércoles 12/8/20

El trabajo de desbroce acumulado por el virus desborda a las empresas

La maleza está muy crecida y ya se han producido varios incendios forestales en Bens, Vío y la zona de Suevos
El polígono de Vío sufrió un incendio que abarcó tres hectáreas | pedro puig
El polígono de Vío sufrió un incendio que abarcó tres hectáreas | pedro puig

El plazo para que los particulares desbrocen sus fincas ha expirado y, a día de hoy, todavía pueden verse grandes extensiones con maleza en los terrenos que rodean a la ciudad. Los dos incendios forestales que se declararon el lunes, uno en las proximidades del polígono de Vío y el otro, en Suevos, dan fe de ello. Lo habitual es que las labores de desbroce comiencen en mayo, pero este año no ha sido posible por la cuarentena, y ahora gran parte del trabajo en fincas particulares está por hacer y las empresas que se dedican al desbroce, completamente desbordadas. 

No es de extrañar que los dos incendios forestales, junto con un tercero en Bens semanas atrás, se hayan declarado en ese amplio espacio entre Arteixo y A Coruña. Según señalan expertos en materia forestal, se trata de una zona que está rodeada de polígonos industriales, terrenos con una bajísima gestión o ninguna por parte de los propietarios: “Son terrenos marginarles alrededor de la ciudad, y siempre se tiran escombros. Hay una alta delictividad en el entorno y favorece los incendios”. 

Por lo menos en lo que respecta a las parcelas propiedad del Ayuntamiento de A Coruña, el desbroce está terminado, pero las fincas privadas son otro asunto. Todos los propietarios fueron requeridos para hacerlo y si a partir de hoy no han procedido al desbroce, el Ayuntameinto puede proceder incluso por la vía ejecutiva aunque desde María Pita señalan que “los dueños van a su ritmo porque entre que contratan al plan Seaga (que cuesta 350 euros por hectárea) o lo hacen por su cuenta, les lleva un tiempo”. 

Tarea peligrosa 
Y ahora, todas las empresas están desbordadas. Los márgenes de muchas carreteras están sin desbrozar pero se trabaja a marchas forzadas. “Ahora es incluso peligroso desbrozar, porque el roce de las cadenas y de los martillos de las desbrozadoras pueden provocar chispas que generen un incendio”, advierte un experto forestal. 

A esto se suma el buen tiempo reinante. Julio está siendo un mes seco y esta semana se espera que suba más la temperatura, justo cuando la maleza está más alta que nunca. En los meses anteriores llovió mucho y este hecho, unido al del buen tiempo,  ha provocado que la vegetación se halle en crecimiento máximo.

Es de esperar que haya más fuegos. Bens ya ardió, pero no cerca de las casas, así que el peligro subsiste. Los incendios del lunes han sido pequeños, así que queda mucho combustible en esa zona, igual que en A Zapateira.  Queda un largo verano de alarmas, porque lo peor siempre llega en el mes de septiembre.

Comentarios