jueves 3/12/20
luis del moral Gestor de la Terminal de Cruceros

“Es como si tocase un cupón con cada barco; llega dinero pero se reparte entre muchos”

En su papel de embajador turístico de la ciudad, el gestor de la Terminal de Cruceros Luis del Moral tiene claro que este tipo de turismo supone un importante retorno económico para A Coruña. Por ello insta a todo el tejido empresarial a colaborar para que los tráficos se afiancen y se estabilicen.

Del Moral asegura que hay muchas pernoctaciones en la ciudad pese a no ser puerto de embarque	quintana
Del Moral asegura que hay muchas pernoctaciones en la ciudad pese a no ser puerto de embarque quintana

En su papel de embajador turístico de la ciudad, el gestor de la Terminal de Cruceros Luis del Moral tiene claro que este tipo de turismo supone un importante retorno económico para A Coruña. Por ello insta a todo el tejido empresarial a colaborar para que los tráficos se afiancen y se estabilicen.

Todavía falta parte de la temporada alta de cruceros pero ¿se podría hacer algún balance de 2016?
Estamos calculando que tendremos entre 160.000 y 170.000 pasajeros y sobre 85.000 tripulantes. Va a depender de cómo vengan los barcos porque a veces vienen muy llenos y otras no tanto. Siendo optimistas andaremos por las 160.000 personas. Además, en estos números 10.000 personas arriba o abajo no son relevantes.

Las navieras afirman que cada pasajero deja 54 euros en cada puerto que toca. ¿Es un cálculo verídico?
Es real. Incluso en La Coruña puede que dejan un poquito más porque hay muchas pernoctaciones.

Si no es puerto de embarque...
No hay un puerto de embarque como tal pero viene mucha gente a embarcar. Tanto pasajeros como tripulantes. Se puede embarcar igual porque si compras el viaje desde Southampton, por ejemplo, pero por cualquier cuestión te viene mejor embarcar un día y medio después en La Coruña, embarcas más tarde y no pierdes todo el crucero.

¿De qué volumen de reservas estaría hablando?
Nosotros, en Rubine e Hijos, movemos entre 250 y 300 habitaciones al año. Es una cifra que está bien porque somos el número uno de las consignatarias pero no llevamos el 100%. Hay que pensar que nosotros movemos un 70% del tráfico pero el resto también necesita hoteles, taxis o mil servicios que nos piden. A veces nos piden hoteles de cinco o cuatro estrellas en función del status del viajero y la tripulación nos demanda de tres estrellas.

En contra de la opinión generalizada, ¿los transatlánticos son un negocio para la ciudad?
Que no se reserve en un hotel no significa que no se reserve. La gente es muy beligerante y generaliza sin tener conocimiento. Sí es negocio porque deja dinero en la ciudad.

Los empresarios aseguran que no notan los efectos.
Cuando Vigo, que era un puerto que normalmente siempre nos ganaba, era líder todos los sectores de la ciudad decían que no era negocio, que los cruceros no dejaban dinero en la ciudad. Ahora que por desgracia el año que viene se pega un batacazo todos aquellos que decían que no era negocio están diciendo que sí lo era. En vez de quejarse hay que sumar e intentar apoyar esto para que siga siendo negocio.

¿Se marchan de excursión o se quedan a bordo?
Es mentira que se vayan todos a Santiago. Cuando llega un barco la Policía Nacional solicita una relación de la gente que sale de la ciudad para tenerla controlada y como mucho puede irse un 5% del pasaje. Además, el 90% de la gente baja a la ciudad e incluso se nota en los supermercados. Se ha llegado a acabar el jabón de lavadora porque bajan a comprarlo los tripulantes, dado que es más barato que a bordo.

Entonces, ¿a dónde va el dinero de estos turistas?
Al taxista que tenemos de mano le pagamos un montón de dinero y en hospitales dejamos mucho dinero porque hay gente que tiene que hacer revisiones o porque le duele algo. Si yo tengo una tienda y no le vendo a un turista digo que no es negocio; si le vendo una vez digo que tampoco lo es y si le vendo a un turista cada vez que viene un barco digo que no es negocio porque no me va a poner en casa. Pero esto es como si cayese un cupón de la Once cada vez que viene un barco, lo que ocurre es que el dinero se reparte entre muchos. Me tocó poquito pero lo importante es que todo ese dinero lo captamos de fuera y la ciudad es un poco más rica.
¿Podría dejar más?
Claro que sí, pero para eso hay que ser puerto de embarque.

¿Existen negociaciones para ello?
El mayor problema es que para serlo la ciudad necesitaría muchas cosas que no tiene. No tenemos la suficiente capacidad para absorber a 2.000 pasajeros de entrada y 2.000 de salida. Alvedro está estupendo pero ¿podemos acoger a un montón de aviones que entren y salgan en vuelos chárter y al mismo tiempo dar servicio a todas las líneas regulares?

Pullmantur sí ofertaba el embarque en A Coruña.
No éramos puerto de embarque, sino que hacíamos un embarque pequeñito de 200 personas en un barco de 1.800. Hacían un interporting para posicionar el barco cuando lo subían al Báltico para no subirlo vacío. Cuando hacemos esos embarques tenemos que montar dos carpas porque la terminal se nos ha quedado pequeña.

¿Es una opción real?
Nosotros como terminalistas hemos invertido en carpas para poder hacerlo y no seremos los que digamos que no. Siempre decimos que sí y ya veremos después cómo lo hacemos. Intentamos vendérselo a las compañías pero los puertos que nos pueden hacer competencia están mejor dotados. Las compañías no quieren líos y aunque les digamos que tenemos capacidad para hacerlo ellas piensan que no porque tenemos que montar cosas añadidas.

¿Es el momento de construir una nueva terminal?
Se ha quedado pequeña porque hemos crecido pero para poder ampliar se necesita la aprobación por parte del Ayuntamiento y dinero y hoy en día hay que ver las proridades. Cuando el Puerto Exterior empiece a funcionar con todo su recorrido y la Autoridad Portuaria disponga de la capacidad económica para poder acometer otra inversión importante podríamos empezar a hablar de la nueva terminal. Pero hay que ser cautos porque ha habido puertos con inversiones millonarias cuyo tráfico cayó después.

Comentarios