sábado 5/12/20

La tensión entre el PSOE y la Marea provoca que esta abandone el pleno

El cruce de acusaciones no impidió la aprobación de todas las mociones resolutivas debatidas
El de ayer fue el segundo pleno ordinario desde el inicio del estado de alarma | Javier albores
El de ayer fue el segundo pleno ordinario desde el inicio del estado de alarma | Javier albores

Si el anterior pleno ordinario del Ayuntamiento de A Coruña, celebrado el pasado mes de mayo, fue el de la cordialidad y los mensajes de bienvenida, al ser el primero tras el estado de alarma, en el de ayer se terminó con esta buena predisposición, ya que tras un cruce de acusaciones entre los concejales del grupo socialista y del grupo de Marea Atlántica, los segundos abandonaron el salón de plenos de manera temporal.

El comienzo de la jornada transcurrió con normalidad, con la aprobación, por unanimidad, de la primera moción, con la que el Ayuntamiento comparecerá en el procedimiento, promovido por Repsol, por la modificación fiscal por la que se rige la refinería, y así igualar el pago que realiza este centro en la ciudad al que hace en el Ayuntamiento de Arteixo.

Pero fue en la segunda moción, la baja de crédito, de 700.000 euros, del presupuesto del IMCE, para su inclusión en los programas de ayudas del plan de choque del Gobierno local tras la pandemia, en la que la tensión subió.

El concejal de Marea Atlántica, Iago Martínez, criticaba que no era una propuesta “de trámite nin debida” y alertaba de la necesidad de un “plan de choque cultural”. Así, anunció su voto en contra y apeló “á mala xestión en materia cultural do seu Goberno e, se me permiten a broma, da UTE Borrego Celemín, ou Sobral Celemín, ou Borrego Sobral Celemín, como se chame a UTE, porque estou tan perdido coma calquera profesional da cultura”. También realizó un comentario sobre la presencia asidua de la alcaldesa en las fotografías publicadas por el Ayuntamiento en sus redes sociales. 

Esto último hizo que tanto el portavoz del Gobierno local, José Manuel Lage Tuñas, como el concejal de Urbanismo, Juan Manuel Díaz Villoslada, pidieran al grupo de Marea que abandonara “esa actitud”, pidiendo Villoslada que se incluyera en acta su “lrepulsa”, ante comentarios que tachó “case de inxurias e calumnias”.

A pesar del voto en contra de la Marea, la moción salió adelante con el respaldo del resto de grupos y se dio paso a las siguientes mociones. Precisamente en este punto, durante la intervención de Xiao Varela, fue cuando explotó la burbuja de la tensión. Varela ocupó todo su tiempo y, tras las correspondientes dos advertencias de la alcaldesa, y presidenta del pleno, Inés Rey, continuó hablando unos segundos más. Antes de dar el turno al PP, Rey pidió a Varela que “non lle tome o pelo á Presidencia”. Tras esto le dio el turno al grupo popular, sin réplica a Varela, algo que hizo que el edil abandonara el salón de plenos y, con él, el resto de compañeros de su formación.
Durante el primer receso del pleno, Inés Rey se reunió con los portavoces de todos los grupos y, tras algo más de 20 minutos se retomó la sesión, con la vuelta de los concejales de Marea. 

Resto del debate 
Tras este bronco comienzo, el resto del debate transcurrió con cierta normalidad, con toques de atención entre los grupos, en un ambiente algo más distendido.

Así, se aprobó el estudio de detalle con el que se permite a la empresa Showa Denko Carbon a que construya tres nuevos volúmenes en su parcela sita en A Grela. También se permitió el estudio para el reajuste de las rasantes entre la avenida Lamadosa y Jerónimo Vázquez Franco. Por último, y con el apoyo unánime de la corporación, se aprobó, de manera inicial, el Plan Local de Protección da Ribeira do Mar contra la contaminación.

Comentarios