Román Paz | “La playa de Riazor-Orzán es muy, muy peligrosa y el coruñés es consciente de ello”

Román Paz, jefe de Socorros y Emergencias, lleva toda la vida en Cruz Roja. Empezó en los años noventa en la sección de Juventud, después entró en el departamento de Salvamento Marítimo

Román Paz | “La playa de Riazor-Orzán es muy, muy peligrosa y el coruñés es consciente de ello”
Román Paz, en sus oficinas de la sede de Cruz Roja | patricia g. fraga
Román Paz, en sus oficinas de la sede de Cruz Roja | patricia g. fraga

Román Paz, jefe de Socorros y Emergencias, lleva toda la vida en Cruz Roja. Empezó en los años noventa en la sección de Juventud, después entró en el departamento de Salvamento Marítimo,  donde lleva desde 2005. Es una vida consagrada a la mar, al rescate, al salvamento y a formar  socorristas. En todo este tiempo, ha tenido que contemplar numerosas desgracias, algunas muy de cerca, y bastantes parecidas al hecho que tuvo lugar el pasado Viernes Santo, cuando desapareció una ourensana de 22 años tragada por las olas de madrugada,  en plena alerta naranja. Los servicios de emergencia, entre los que se encontraba Cruz Roja del Mar, batieron la zona. Finalmente, el cuerpo apareció el pasado lunes, justo donde había sido vista por última vez: en Riazor, a escasos metros de La Coraza.  

¿Qué conclusión se puede extraer de este incidente? 
Pues en principio, una tragedia, algo que se repite en el tiempo.

O sea, que es algo habitual. 
Sí, es un problema habitual, pero no solo en la playa de Orzán-Riazor, ocurre en todas las playas de ciudad. 

¿A qué se debe? 
Es por el desconocimiento de la mar. No es culpa de nada en particular más que el desconocimiento de lo que puede hacer la mar.

¿Entonces cómo se puede evitar? ¿Con más información? 
El tema es la prevención: antes que lamentar, hay que prevenir, porque lo primero es protegerse. ¿Cómo se puede evitar? Teniendo más respeto y evitando las zonas de mala mar.

¿Es siempre fácil reconocer los lugares a evitar? 
Hay veces que parece que el mar está en calma, pero luego viene la serie: tres olas que son tres golpes de mar que son los que te pueden llevar. 

El Ayuntamiento está planteándose mejorar la señalización en el Paseo Marítimo ¿Cree que eso ayudará? 
Sí, todo lo que sea prevenir ayuda. Es eficaz.

Pero la gente se salta la cinta de la Policía Local cuando hay un temporal, ¿por qué van a respetar otras señales?
Los carteles podrían ayudar porque si pasan cincuenta pero cinco le han hecho caso, ya es una media muy buena. Además, cada vez se va concienciando más, aunque de vez en cuando tenemos estas desgracias. 
De todos modos, parece como si las playas de la bahía del Orzán fueran siempre escenario de tragedias, ¿por qué?
Es que está muy abierta al mar, al océano y tiene unas corrientes muy fuertes, sobre todo dos predominantes, que provocan unas corrientes de resaca muy, muy importantes, y no solo el socavón que todo el mundo conoce. Este cambio en las corrientes complica las situaciones y aumenta el peligro. 

¿Cómo funcionan las corrientes? 
Seria como una “x”. Una saldrá de la zona del Orzán, justo debajo (no exactamente, pero casi) del edificio de la Seguridad Social. Esa zona nos sacaría para la zona de la cetárea, las Esclavas, Millennium...

¿Y la otra aspa de la “x”? 
Desde Riazor nos llevaría a la Casa de los Peces, a As Amorosas...

¿Entonces, son solo dos? 
Esas dos lo que hacen es provocar otras corrientes más pequeñas y van cambiando. Claro, es una trampa mortal porque también van a otras pegadas a la pared del Matadero es muy complicado. 

¿Diría que Riazor-Orzán es una playa peligrosa? 
Tiene un alto riesgo porque acude un gran volumen de gente, pero cualquier playa que haya afluencia tiene más probabilidades de que ocurra algo. Es muy, muy peligrosa y el coruñés es consciente de ello. Pero es algo que saben los locales.

Así que no se corre más riesgo allí que en otro arenal. 
Tiene un alto riesgo, pero no podemos decir que sea la más peligrosa.. Cualquier sitio donde haya agua es inseguro, por muy buen día que haya. Basta con que venga un golpe de mar, que un niño se salga, que corramos. Hay fuertes corrientes en Santa Cristina y en la playa de Orzán y Riazor, Pero en San Amaro, depende de cómo sea el día en la mar, también. Así que no podemos decir “esta playa es la más segura”. El mar varía mucho. La que hoy es muy tranquila, mañana...

Sin embargo, hay un grupo de jubilados que pasan en Riazor todo el año y no ocurre nada.
Si, esa zona es “la piscina” porque habían hecho una hace muchos años. Allí no hay tanta corriente, van a su baño matinal y por la tarde, y es más seguro que se puedan pegar el baño. 

Entonces, los ahogados... 
Son gente de fuera, que desconoce el territorio, porque cada playa tiene su vida propia. 

¿Si está tan estudiado, por qué se tardó tanto en localizar el cuerpo en el caso de la ourensana? 
El tema de la localización de cuerpos no es una ciencia exacta. Depende de muchas cosas: del estado del mar, de cómo está el fondo, de la visibilidad, esa noche, o día. Porque medios, se ponen.  
 
Pero, en invierno, sin socorrista cerca, ¿cuáles son las posibilidades de que alguien sobreviva en una situación así? 
Es muy complicado, porque el tempo es vida. Si tardamos un poco la primera intervención se complica, por eso es importante que la persona que esté ahí, con la víctima, haga lo que debe. 

¿Y qué es lo que debe hacer una persona que ve cómo otra se está ahogando? 
Primero, protegerse ella misma: que no se meta en camisa de once varas, que avise a los servicios de emergencias 112 y que no pierda de vista a la víctima. Es importante que no la pierda de vista mientras marque porque simplemente un momento basta para que desaparezca.
Pero, incluso aunque el testigo llame enseguida, ¿se puede hacer algo? Los bomberos del Grupo de Rescate Acuático (GRA) tardaron seis minutos en llegar. 
Sí, el problema es que ahogarse no lleva mucho tiempo:  ¡es tragar agua tres veces, puede ser muy rápido! Además, el tiempo de respuesta ha sido muy bueno. No hay que contarlo desde cuando ocurrió el ahogamiento, sino cuando se activaron. Seis minutos de respuesta es un tiempazo. 

¿Por qué estos sucesos se dan más en invierno? ¿Es porque los socorristas están en verano? 
Más que por los socorristas, es porque el estado del mar varía. Además, nosotros mismos somos más conscientes del mar, hay más gente a tu alrededor, que te puede ayudar. En cambio, en invierno, de noche, a oscuras... 

¿No se puede hacer nada en una situación así? 
Recuerdo una chica que había venido a una convención de un banco y había tres personas caminando por la playa y cuando fueron a tratar de ayudarla, las dos personas fueron ayudadas, y la primera persona fue devuelta a la orilla. La que manda es la mar, y es imprevisible. Por eso, más que nada, lo que se puede hacer  es prevenir. 
¿Y en rescate?
También se está haciendo todo lo posible, de todo se aprende, pero cada paso que demos es para ayudar a prevenir. Tenemos que trabajar coordinados, apoyarnos unos en otros, y creo que se está consiguiendo. Lo mismo pasa con el público, porque recordamos los casos anteriores que acabaron en tragedia y aquí los testigos se han mantenido el margen. Alertaron, y eso es positivo. 

¿Que diría a los que se arriesgan? 
En invierno, si no hay vigilancia, no tenemos por qué estar ahí, lo de saltarse los cordones policiales es una insensatez total; es el desconocimiento del medio, porque prevenir el accidente no nos cuesta nada: si queremos sacar una foto del mar, usemos un zoom. 

Eso no se puede hacer si te vas a sacar un selfi.
(Ríe) Es verdad.