Viernes 14.12.2018

Rescatan a dos jóvenes aisladas por la marea en la playa de Oza

El servicio de socorrismo efectuó ayer un salvamento, el primero desde que tomó el relevo la empresa Move, en la playa de Oza, dos mujeres jóvenes que se habían quedado aisladas por la marea y que fueron retiradas

Los bañistas abarrotaron la playa de Oza debido al buen tiempo | quintana
Los bañistas abarrotaron la playa de Oza debido al buen tiempo | quintana

El servicio de socorrismo efectuó ayer un salvamento, el primero desde que tomó el relevo la empresa Move, en la playa de Oza, dos mujeres jóvenes que se habían quedado aisladas por la marea y que fueron retiradas de las rocas en las que se encontraban por una moto náutica. El incidente tuvo lugar pasadas las tres de la tarde de ayer.
Según informaron fuentes de los servicios de emergencia, dos jóvenes que se habían tumbado a tomar el sol en las rocas cercanas a la desembocadura del río Mero no advirtieron que la marea estaba subiendo, y a las tres de la tarde descubrieron que se habían quedado aisladas. Fueron ellas las que usaron su teléfono móvil para alertar de lo que les ocurría, porque habían llevado consigo sus pertenencias.
Aviso anulado
Tras llamar al 112, también se activó la respuesta del Grupo de Rescate Acuático (GRA) de los bomberos, pero cuando ya se dirigían a la playa de Oza para participar en el rescate el aviso fue anulado: las jóvenes ya se encontraba en al arena salvas y salva.
Este rescate viene a sumarse a los que se hicieron la semana pasada, cuando Top Rescue era todavía la concesionaria del servicio. Durante un par de días de fuerte oleaje, los socorristas tuvieran que llevar a tierra nadadores agotados o menores arrebatados pro las olas. Todos habían ignorado las indicaciones de los socorristas, así como la bandera roja. En Oza, el oleaje es menos fuerte, así que los rescates se producen sobre todo porque siempre hay algún bañista que se empeña en cruzar la ría a nado y luego descubre que la corriente lo ha atrapado.
A pesar de los incidentes que han marcado el principio de agosto, las últimas estadísticas municipales recogen 268 incidentes desde el 15 de junio, cuando comenzó la temporada hasta el final de julio, y en el mismo período del año anterior se contabilizaron 295. La concejala con competencias en Seguridad Ciudadana, Rocío Fraga, indicó que es “debido, probablemente, a que os días de sol foron menos en 2018”. El arenal en el que se registraron más incidentes en el primer mes y medio de temporada fue Riazor con 95; seguido de Oza, con 60; San Amaro, con 52; Orzán (49) y As Lapas (12). El incidente más numeroso fueron los cortes (77) que se produjeron en las zonas de rocas de Oza (23) y San Amaro (22). Destacan también las abrasiones no solares, que suman 60, casi la mitad en Riazor (24) y San Amaro (19). Se contabilizaron 22 traumatismos y otras tantas picaduras de escarapote. La gran mayoría se dieron en la playa del Orzán, donde se recomienda usar calzado. l

Comentarios