miércoles 16.10.2019

Reportaje | Unas peculiares listas de la compra toman las librerías y papelerías

Las asociaciones de padres todavía tienen desiertas sus oficinas pero a título personal la mayoría de progenitores ya prepara de manera efectiva o mentalmente una campaña de la “Vuelta al cole” que en las grandes cadenas de supermercado

Las pequeñas librerías ofrecen descuentos y facilidades para encargar libros y otro material | jAVIER ALBORÉS
Las pequeñas librerías ofrecen descuentos y facilidades para encargar libros y otro material | jAVIER ALBORÉS

Las asociaciones de padres todavía tienen desiertas sus oficinas pero a título personal la mayoría de progenitores ya prepara de manera efectiva o mentalmente una campaña de la “Vuelta al cole” que en las grandes cadenas de supermercados iniciaron ya hace más de una semana. Prueba de que el regreso a las aulas está cerca es que por las librerías de la ciudad caminan medio perdidos siguiendo a los dependientes muchos padres pertrechados con curiosas y largas listas de la compra.
En vez de tomates piden libretas, la carne se sustituye por un plumier y los bolígrafos y lápices son más reyes de la cesta de la compra que los refrescos en estas últimas semanas de agosto. Hay quien ya encargó los libros pero para los más lentos hay papelerías que proponen tramitar las peticiones vía Whatsapp desde la playa y servicio a domicilio.
El precio de los libros depende mucho del curso en el que esté el estudiante en cuestión, pero el suele estar alrededor de los 200 euros, con bajadas o subidas en función de si acude a asignaturas como religión o no. Eso sí, hay colegios que ceden parte de los libros o padres que pueden conseguir subvenciones de la Xunta para abonar parte del material docente. Incluso algunos centros educativos que están trabajando con métodos novedosos en asignaturas como inglés o matemáticas compran todo el paquete necesario y luego se les paga a ellos o indican a los padres en qué sitios web pueden conseguir las lecciones que aprenderán sus hijos a lo largo del curso.
En un caso normal, la vuelta a clase podría salir con libros y otros enseres para colocar en el pupitre por unos 250 euros. Todo depende de cuál sea la tienda de referencia, ya que las grandes superficies siempre ajustan más el precio que imponen las editoriales que en las papelerías de proximidad. Y lo mismo ocurre con los bolígrafos, las tijeras, las gomas de borrar, las mochilas...
Por ejemplo, si una bolsa para llevar los libros a clase se puede encontrar desde 2,50 euros en un gran supermercado, en el que por 10 euros hay un sinfín de modelos a elegir, según la librería que seleccione cada uno hay opciones desde los 25 o los 30 euros. Los costes de los estuches también bailan mucho, mientras que las carpetas suelen rondar los cinco euros como mínimo.
El problema es que muchas veces los encargados de estas listas de la compra se despistan un poco y como acuden sin los niños para que no haya demasiadas peticiones extra son los dependientes los que llevan la voz cantante con los papeles y lo que entra o no en el carrito. La técnica de adquisición ya depende de la agilidad ahorrativa de cada familia.

Ropa y calzado
Pero por muchas vueltas que se de con el material escolar, hay otros gastos de los que no se puede escapar como son los chándales y zapatillas para gimnasia o los zapatos y uniformes en el caso de que los colegios sean más exigentes con la vestimenta. Los niños más pequeños tienen opciones para llevar un traje por menos de 20 euros y hay grandes superficies en las que los zapatos andan sobre los 20 y 30 euros.
Las zapatillas deportivas también tienen esos precios, pero hay tiendas especializadas en deportes que también son conscientes de que pueden sacar provecho antes de la cuesta de enero y en paralelo a las últimas rebajas se han puesto a hacer descuentos adicionales por tenis, pantalones de gimnasia o mochilas. En algunos casos se han publicitado chándales por 10 euros. l

Comentarios