Martes 21.05.2019

Reportaje | María Pita da jaque mate a Francis Drake en una partida que acabó en selfies con las piezas

“Y María Pita vuelve a amenazar a Drake, el alfil blanco acaba herido de muerte. No le da tiempo a sacar la espada”.

Ariete ofreció el primer ajedrez viviente inspirado en el Siglo de Oro con María Pita, Francis Drake, Felipe II o Isabel I en el terreno de juego. Por la mañana, el colectivo “The Royal Green Jacquets” organizó el ya tradicional desembarco de Normandía en el monte de San Pedro  | patricia g. fraga/ pedro puig
Ariete ofreció el primer ajedrez viviente inspirado en el Siglo de Oro con María Pita, Francis Drake, Felipe II o Isabel I en el terreno de juego. Por la mañana, el colectivo “The Royal Green Jacquets” organizó el ya tradicional desembarco de Normandía en el monte de San Pedro | patricia g. fraga/ pedro puig

“Y María Pita vuelve a amenazar a Drake, el alfil blanco acaba herido de muerte. No le da tiempo a sacar la espada”. El presidente de la asociación “The Royal Green Jackets”, Manuel Arenas, hizo de locutor de una partida de ajedrez viviente singular “ya que las que se hacen en España son todas medievales”. 
El experto contó después del jaque mate que el siglo de Oro al que representaban las piezas complica la agilidad en los movimientos porque los trajes son pesados. Sin embargo, esto no fue impedimento para cumplir el deseo de un colectivo que resucitó a María Pita, la vistió de rojo satén con corpiño y botas y la puso a pelear, el sábado en O Parrote con una recreación de la victoria de 1589 y ayer, sobre el tablero ficticio. 
En María Pita, los coruñeses pudieron ver las jugadas maestras de su heroína y a una reina negra, trono ocupado por Isabel I, “que da guerra, ya se llevó muchas figuras por delante”. En esta partida, los peones muertos fueron recogidos a hombros o por camilleros, los duelos se saldaron a espadazo limpio, mientras Drake trataba de escapar de María Pita sin éxito porque en menos de media hora la coruñesa le clavó su arma en la cabeza y la alzó como la metálica que mira de frente al Ayuntamiento. 
Arenas explicó que la idea es mantener esta cita en el calendario y añadirle gradas para que los espectadores la disfruten mejor. Entre tanto, el público se metió en el terreno de juego para hacerse selfies con sus ídolos. María Pita, Drake o Felipe II fueron los más solicitados. 
Desembarco de Normandía 
No fue la única recreación de la jornada. Ariete 2018 se despidió como ya es tradición, con la puesta en escena en el monte de San Pedro del desembarco de Normandía. Allí, cientos de personas acamparon sobre lo verde atraídas por los vehículos militares que circulaban por la zona y las vestimentas de la época.
También por las explicaciones
históricas. Entre tanques, motos con sidecar y coches para generales y mariscales, se pudo ver uno de los capítulos del conflicto más conocidos con un homenaje previo al soldado coruñés Manuel Otero, que falleció en las costas francesas mientras luchaba en las filas del ejército norteamericano. 
Además, las jornadas de recreación históricas se completaron con la Bolsa de Militaria y venta de antigüedades, uniformes, libros objetos y miniaturas en el Museo Militar y la ciudadela con mercado en O Parrote, dando buena cuenta de cómo era la sociedad en el siglo XVI. También se abrió el campamento con los viejos tercios en la plaza de Carlos I y a media tarde tuvo lugar una demostración de esgrima “Una sala de armas en la época de los tercios”. Decía Arenas al acabar que habían intentado realzar el final feliz de mayo de 1589 en A Coruña. Lo consiguieron con creces. l

Comentarios