Reportaje | La librería Arenas, setenta años al servicio de la ciudad de La Coruña

El fundador de la institución cultural que es la librería Arenas fue Fernando Arenas Quintela. Era una persona caracterizada por un espíritu inquieto que comienza su andadura como amante

Reportaje | La librería Arenas, setenta años al servicio de la ciudad de La Coruña
La actual librería Arenas es un referente del panorama cultural de la ciudad desde los años sesenta | aec
La actual librería Arenas es un referente del panorama cultural de la ciudad desde los años sesenta | aec

El fundador de la institución cultural que es la librería Arenas fue Fernando Arenas Quintela. Era una persona caracterizada por un espíritu inquieto que comienza su andadura como amante de la lectura y librero en 1948 en la librería Porto ubicada en San Andrés, esquina a la calle Alameda.
Este emprendedor pronto instala en la ciudad su primera librería en 1958, la conocida por todos los coruñeses como librería Cervantes, situada en la plaza de María Pita. Pronto se encuentra concurrida de público cuando inicia su fundador la presentación de libros, firmas de ejemplares, conferencias literarias y también debates culturales. Logra así que los coruñeses concurran a la llamada que se les hace al nuevo templo cultural y del saber recién inaugurado.
Sus inicios, como todos, estarán, plagados de tropezones que su titular sabrá llevar con esfuerzo, mucho trabajo, talento y, sobre todo, una gran dosis de sacrificio personal, haciendo con el tiempo que la librería Cervantes fuese un lugar de obligada visita cultural y de adquisición de libros.
Pasado un tiempo, cuando corre el año 1963, abre sus puertas al público la librería que dejará su señal de identidad, librería Arenas, en el número 21 del Cantón Grande, justo al lado del cine Avenida, en el local en que anteriormente había estado la imprenta de Zincke Hermanos.

Éxito comercial
Del año 1961 al 1963, la librería continuó bajo la denominación de sus fundadores, hasta que en aquel último año pasa a llamarse librería Arenas. Con el tiempo se consolida y se convierte en el negocio principal de su fundador. De su propia mano extrae los libros de los estantes y los coloca al alcance del público lector e incluso los vende en la propia calle, acontecimiento que se lleva a cabo el 23 de abril, en el Día del Libro. Aquella experiencia sería un rotundo éxito comercial, en sus dos establecimientos.
Fernando Arenas era hombre de extraordinarias ideas comerciales y dotado un gran talento intelectual, con una capacidad de trabajo que asombraba a todo el mundo. En 1967 pasa a formar parte de la corporación municipal coruñesa, desempeñando el cargo de teniente de alcalde en la Concejalía de Cultura y permaneciendo como concejal hasta 1974. También sería presidente de los libreros españoles de 1963 a 1972.
Gracias a su perseverancia comercial inaugura en 1965 Comercial Farenas, en La Marina (Casas de Paredes, esquina al jardín del callejón de la Estacada) cuya firma se dedica a material de oficina, electrodomésticos y máquinas de escribir. Serían meritorios los premios obtenidos por el fundador en su carrera empresarial como librero emprendedor, cuyo resultado era el fruto de su esfuerzo y trabajo personal.
El bajo del Cantón Grande de la librería Arenas se queda pronto pequeño, ante el aluvión de clientes que visitan aquel comercio repleto de libros y el propio Fernando Arenas decide ocupar el primer piso, ampliando el negocio y con ello la oferta cultural a sus lectores. Es a su vez el impulsor del monumento dedicado al “Libro” en los jardines de Méndez Núñez, el primero instalado en España y obra del escultor orensano Buciños. Igualmente es el impulsor de la primera Feria del Libro que se celebró en La Coruña.
Arenas era la única librería de la ciudad que buscaba cualquier libro por complicado que fuese, y de este modo, a raíz de los propios comentarios de los clientes, se acuñó la frase; “Librería Arenas, le busca cualquier libro nacional o extranjero”. Esto animaba la lectura y era un paso importante para que sus clientes tuviesen confianza y seguridad en lograr el libro que necesitaban y no lo hallaban.

Labor editorial
Otro de los grandes pasos de la librería Arenas sería su incansable labor editorial, la que se inicia de la mano de su fundador y hoy en día prosigue con eficacia su hijo Manuel Arenas.
La primera edición sale publicada en 1963 con el cómic de “Asterix”, editado en la lengua vernácula gallega, y del que hubo hasta ocho títulos. Años más tarde, esta actividad proseguirá con los libros de Salvador de Madariaga “Mujeres españolas” y Wenceslao Fernández Florez y su “Bosque animado”. A los que siguen numerosos títulos posteriores de diversos autores.
Tras el temprano fallecimiento de su fundador, suceso que acontece el 21 de agosto de 1990, lo que sería una gran pérdida humana para La Coruña, toma las riendas del negocio su hijo Manuel Arenas. Este funda el premio literario Fernando Arenas en memoria y recuerdo de su padre.
La librería Arenas sigue siendo un referente de gran importancia en la ciudad en su apuesta por la cultura y la difusión del libro en sus diversas modalidades, a la vez de sentirse comprometida con sus lectores, potenciando el sentimiento en el amor al libro y su lectura. Sigue así con el espíritu de su fundador.
Este año la librería Arenas cumple 70 años y sigue tan lozana como siempre ¡Felicidades! Y los mejores deseos para toda la familia que pertenece a esta gran librería coruñesa y que con tanto esfuerzo y perseverancia atienden a todo el mundo que atraviesa sus puertas para interesarse por la cultura del libro.