domingo 24/1/21

Reportaje | El Kiosco Alfonso, del cine, los cafés y los refrescos a sala de actos culturales

El 22 de mayo de 1935, por medio de un oficio librado por el gobernador civil y presidente de la Junta Consultiva e Inspectora de Espectáculos de A Coruña, se indica la autorización a la Empresa Cafés y Bares S. A, concesionaria del solar en que el estaba erigido el Kiosco Alfonso, en la carrera del paseo de Méndez Núñez, para celebrar funciones de cinematógrafo en el salón construido en la planta principal del edificio.

El Kiosco Alfonso en una imagen de 1935 cuando en él se situaba el café-bar La Terraza
El Kiosco Alfonso en una imagen de 1935 cuando en él se situaba el café-bar La Terraza

El 22 de mayo de 1935, por medio de un oficio librado por el gobernador civil y presidente de la Junta Consultiva e Inspectora de Espectáculos de A Coruña, se indica la autorización a la Empresa Cafés y Bares S. A, concesionaria del solar en que el estaba erigido el Kiosco Alfonso, en la carrera del paseo de Méndez Núñez, para celebrar funciones de cinematógrafo en el salón construido en la planta principal del edificio, debiendo atenerse dicha empresa a lo dispuesto en el Reglamento de Policía de Espectáculos. 
A ello se sumó que en sesión plenaria del 26 de junio, el alcalde accidental dio cuenta de haber cursado a los concesionarios del Kiosco Alfonso y La Terraza para que desde el día 1 de julio destinasen sus establecimientos al despacho de cafés y refrescos de acuerdo a lo estipulado en sus condiciones, en un momento en el que existía un conflicto planteado entre el gremio de los cafeteros y el sindicato de camareros.

Llegada de Aviaco
Fue el 17 de agosto de 1964 cuando el Pleno acordó la cesión de un local en el Kiosco Alfonso a “Aviación y Comercio S. A” (Aviaco) por acuerdo del 15 de julio. El local estaba en el bajo del edificio y se destinaría a estación terminal de líneas aéreas. También se establecía un canon mínimo en cuanto a las instalaciones en dicho bajo, que tenía una extensión de 75 metros cuadrados que pasarían a ocupar con los servicios propios de despachos, archivos, almacén de mercancías, aseos, etc., excluyendo la sala de espera y servicios de carácter general.
El 15 de enero de 1965 el pleno trató el proyecto de reformas en el Kiosco Alfonso. A propuesta de la Alcaldía, la corporación municipal acordó aprobar el plan de las obras en los bajos del kiosco para la instalación de las oficinas municipales de Información y Turismo, que había sido redactado por el arquitecto Andrés Fernández Albalat Lois, cuyo presupuesto ascendía a la suma de 1.976.994,19 pesetas. Sin embargo, este no se llegó a realizar.
El 15 de septiembre de 1975, mediante acuerdo y con la conformidad de la Comisión de Informativa de Patrimonio, se aprobó la reversión al Ayuntamiento de los locales objeto de concesión dentro del edificio  del Kiosco Alfonso de propiedad municipal, con las obras a realizar en ellos, sin derecho a indemnización alguna en el momento que finalizase el periodo de concesión para cada uno de los locales en particular, como ponían de manifiesto las cláusulas establecidas en los contratos correspondientes.

Concesiones afectadas
Las concesiones afectadas eran Aviaco S.A., Estanco y Revistas, doña María J. Varela Casas, Artesanía Gallega, doña Isabel Sanleón Martín y Cafetería don Antonio de la Barrera Camiña, cuyas concesiones tenían una duración de diez años, que había comenzado el 1 de octubre de 1965 y terminó el 30 de septiembre de 1975, y Autotur S.L., cuya concesión empezó el 15 de noviembre de 1965 y terminó el 14 de noviembre de 1975.
En la sesión del 18 de diciembre de 1975 el pleno resolvió, según se proponía por parte de la  Comisión de Asuntos Generales, aceptar la proposición que formulaban los productores del denominado “Cine Kiosco Alfonso”, por virtud de la cual mediante el abono de la indemnización de 916.383 pesetas se comprometían a dejar libres los locales que en precario venían ocupando desde el primero de enero. Para hacer efectiva la indemnización que se concede por parte de la Comisión de Hacienda, previo al informe de la Intervención de fondos, se proponía la habilitación del crédito necesario.
Así el 15 de marzo de 1976 el Pleno resolvió aprobar el presupuesto redactado para realizar las obras de reforma, reparación y adecentamiento de la planta alta del edificio del Kiosco Alfonso para su destino a sala de actividades culturales que ascendía a la cantidad de 1.115.000 pesetas.
Cuando se llega a la sesión del 3 de marzo de 1982, el pleno, a propuesta de la Comisión de Cultura, ordenó cerrar de inmediato el edificio del Kiosco Alfonso por razones de seguridad y el urgente acondicionamiento de este, así como la inclusión de una consignación para afrontar la ejecución de las obras, que se cifraba inicialmente en 35 millones de pesetas. 
La Comisión Informativa de Cultura proponía proceder al cierre inmediato de las instalaciones del edificio municipal prohibiendo en absoluto su utilización y adoptar las medidas exteriores de protección que fuesen necesarias para evitar accidentes por desprendimiento de materiales. 
Así, se creía urgente proceder al acondicionamiento del edificio, rehabilitándolo conjuntamente para su uso en fines culturales, los cuales serían definidos con el asesoramiento de los representantes de los medios teatrales y artísticos en ello interesados por el arquitecto municipal en el proyecto correspondiente.

Nuevo proyecto
En la sesión del 30 de abril de 1982 se resolvió la propuesta formulada por la Comisión Informativa de Cultura de aprobar el proyecto técnico redactado por el arquitecto don José Luis García Agudín para la remodelación del Kiosco Alfonso, cuyo presupuesto ascendía a la cantidad de 35 millones de pesetas, y en el que se introducirán las modificaciones que, en cuanto a usos culturales, se reflejaban en el preámbulo del dictamen de la Comisión de Cultura. 
Pero en la sesión del 29 de octubre, el pleno acordó aprobar el proyecto de remodelación del Kiosco Alfonso redactado por el arquitecto José Manuel Casabella López, bajo cuya dirección se realizarán las obras. 
De este modo, el 13 de febrero de 1984 se acordó aprobar el proyecto de remodelación del Kiosco Alfonso para ser Palacio de Exposiciones con un plan redactado por Casabella con un presupuesto de 31.294.665 pesetas. También se dio el visto bueno al presupuesto redactado por el propio arquitecto para cubrir con chapa de cobre la cubierta del edificio por un coste de 12.159.884 pesetas. 
Fue en la sesión del 9 de abril de 1984 cuando el pleno dio cuenta de la propuesta de contratar directamente con la empresa Construcciones Fontenla S.A. la ejecución de las obras para la remodelación del Kiosco Alfonso y la cobertura en chapa de cobre de la cubierta del edificio con sujeción al proyecto redactado por Casabella. l

Comentarios