• Jueves, 20 de Septiembre de 2018

Reportaje | Un club de amigos del arte con sede en San Andrés

Artbys junta a coleccionistas y amantes del arte en un mismo barco y crea Amigos del Arte, para hacer más fáciles las transacciones que cambian euros por improntas del país.

Reportaje | Un club de amigos del arte con sede en San Andrés
Los socios podrán adquirir obra que aún no fue expuesta al público | quintana
Los socios podrán adquirir obra que aún no fue expuesta al público | quintana

Artbys junta a coleccionistas y amantes del arte en un mismo barco y crea Amigos del Arte, para hacer más fáciles las transacciones que cambian euros por improntas del país. En el número 122 de la calle de San Andrés, están en plena pretemporada.
Buscan fichajes para un equipo que jugará dentro y fuera. Dentro, pudiendo adquirir en período de preventa piezas que todavía no se expusieron al público y fuera, en quedadas con los propios creadores, para crear un clímax amistoso que vaya más allá de la compra-venta. Que salga del umbral de la galería a respirar. Recuerdan que Artbys se gesta desde 2002 cuando empezó a brotar el germen en El Galeón de Manila, que posteriormente se transformó en Buxo Galería de Arte. En todo este tiempo, apostaron por las nuevas tecnologías e internet, lo que les llevó a auparse como primera y más importante galería virtual gallega.
En el espacio, uno puede acceder a los fondos completos. Buscar por lo que marque cada gusto y elegir entre varias opciones. De encontrar un amor platónico en medio del conjunto, el negocio ofrece la posibilidad de pagarlo a plazos a partir de los 30 euros, abonables a través de domiciliación bancaria o mediante el pago en efectivo. Estos pasarán directamente a una cuenta personal. La mensualidad está adaptada a las particularidades de cada miembro. Arriba o abajo, depende. Ponen como ejemplo que si el cuadro de sus sueños es una marina de Alfonso Abelenda, de tres mil euros, el socio amigo podrá establecer un pago mensual de 300 euros durante diez meses. Las condiciones son flexibles, pudiendo acortar o ampliar el plazo, lo mismo que hacerse con ella con los fondos o con lo que uno disponga en la cartera. Las cuotas depositadas estarán siempre disponibles para su canje en la cuenta de usuario de la galería tanto virtualmente como en el local. Asimismo, la baja es voluntaria. Uno decidirá hasta cuándo seguir.
En el decálogo de ventajas, los amigos disfrutarán de condiciones preferentes y podrán encapricharse de un lienzo antes de que lo vea el público general. También será plato y tenedor en una comida mensual del club, la cual se realizará en restaurantes seleccionados para que sea una experiencia gastroartística a un coste razonable. A la misma, cuentan desde Artbys, asistirán artistas invitados, con los que podrán charlar y crear recuerdos inolvidables.
También se organizará un evento mensual, como encuentros, charlas o visitas guiadas a exposiciones o monumentos. En definitiva, será un club con una programación en la que encontrar a personas afines. Unidas por el pincel. l