sábado 07.12.2019

Raphael fascina al Coliseum a ritmo orquestal

El multiusos coruñés se llenó para la gira “Re-Sinphónico” de Raphael, que a sus 76 años sigue sorprendiendo a su público, esta vez con un disco donde mezcla música sinfónica y electrónica
El artista andaluz actuó ayer en A Coruña | patricia g. fraga
El artista andaluz actuó ayer en A Coruña | patricia g. fraga

Regresó Raphael a A Coruña y lo hizo en un escenario diferente al de sus dos últimas visitas. Después del Palacio de la Ópera en 2017 y de la majestuosa plaza de María Pita en 2018 –dentro de las fiestas patronales de agosto– el de Linares llenó ayer el Coliseum con su gira “ReSinphónico”, en la que a sus 76 años mezcla con frescura la música orquestal con la electrónica y repasa sus temas más reconocidos.

Puntual, a las 20.38, con traje negro y levita con remaches plateados y en compañía de la Orquesta Gaos –que había empezado a tocar dos minutos antes–, Raphael comenzó su espectáculo con “Infinitos bailes”, “Igual (loco por cantar)”, “Aunque a veces duela” o “Inmensidad”. El artista, polifacético donde los haya, incluso se atrevió a crear una especie de reguetón sinfónico. El público estaba ya en su bolsillo. “Vamos, Rafa”, le gritaban. “Ahí vamos”, contestaba sonriendo el cantante. Y en medio de la euforia, dos imprescindibles: “Mi gran noche” y “Digan lo que digan”, acompañado de una Orquesta Gaos que sonó espectacular en el Coliseum. 

Para rebajar la adrenalina, solo hizo falta una silla y un tango. “Volver”, de Carlos Gardel resonó en la noche coruñesa, en el público se vieron muchas canas, pero también algunos jóvenes que acudían en familia al concierto. Y para los más chavales, “Ahora”, de Enrique Bumbury. Y con la Navidad a la vuelta de la esquina no iba a faltar el “Tamborilero”, justo después de que el artista, que pisó por primera vez escenarios coruñeses el 5 de agosto de 1967, agradeciese el magnífico trabajo de la Orquesta Gaos. Ayer, 52 años después, volvió a triunfar como en los 60. Vino, vio y eclipsó.

Comentarios