jueves 26/11/20

Los psicólogos alertan de un aumento de los casos de suicidios en A Coruña

El clima de crispación y desánimo que envuelve la crisis económica empeora una tendencia que ya era negativa en los últimos años: la de la tasa de suicidios en A Coruña. Los expertos recuerdan que, a pesar de que los datos son escasos, no hay duda de que este fenómeno crece sin parar, sin que las autoridades tomen medidas para frenarlo. Otros  factores como depresión, consumo de alcohol o problemas físicos graves se ven agravados cuando la víctima se enfrenta a una situación de la que no ve salida.

El último suicidio conocido tuvo lugar en Los Rosales, donde un hombre saltó desde un sexto piso susy suárez
El último suicidio conocido tuvo lugar en Los Rosales, donde un hombre saltó desde un sexto piso susy suárez

“Se veía venir”, comentó Miguel Anxo García, portavoz del recientemente creado Movimiento Galego pola Saúde Mental. Las estadísticas demuestran que la tasa de suicidios en la provincia de A Coruña ha aumentado en los últimos tiempos. En solo un año, la tasa de suicidio pasó de 11, 7 por cada 100.000 habitantes a 13,1  según las cifras que aporta el Instituto Nacional de Estadística (INE) lo que, según el propio García, es una variación significativa. Claro que ese dato es de 2012, el último año sobre el que hay estadísticas. “Ese es otro problema, lo que tardan en salir datos que son muy importantes para la salud pública”, protesta García, psicólogo clínico.
Se espera que pronto salgan a la luz los datos correspondientes a 2013, aunque los expertos opinan que también serán negativos. Sobre todo, porque estudios de  la Organización Mundial de la Salud (OMS) demuestran que las crisis económicas hacen aumentar las tasas de suicidio “si no se ponen en marcha políticas de prevención”, añade García. Sin embargo, desde el Gobierno se está llevando a cabo una trayectoria opuesta a la que recomienda la OMS y que incluye  medidas como la creación de empleo, de reducción de la carga de deuda en las familias y de protección social.
Por supuesto, los problemas derivados de la crisis económica solo son un factor, aunque importante. “Vemos que cada vez afectan más a los jóvenes de entre 30 y 39 años”, explican desde la Unidad de Salud Mental de Ourense, la única, junto con la de Barcelona, que se encarga de estos casos en todo el territorio nacional. García explica que el movimiento del que es portavoz trata de cambiar esta situación: “¿Cómo es posible que en cada área de Sanidade no haya una Unidade Mental?”. Sobre todo, teniendo en cuenta que Galicia siempre se ha mantenido en los primeros puestos por comunidades autónomas en suicidios. Solo en Ourense bajó la tasa, según los últimos datos, y en Lugo es donde ha crecido más, de 13,4 a 16,1.

desesperación
Como ocurre en otros lugares, son sobre todo hombres los que deciden acabar con su vida en una proporción de 3 a 1, aunque son muchas las mujeres que lo intentan. Sobre todo, tomando pastillas, que es la forma más habitual de intento de suicido fallido. Es fácil asociar el aumento de los casos con el ambiente negativo que genera la crisis económica, aunque los expertos advierten que hay que tener cuidado: “Todavía es demasiado pronto para poder asegurarlo, aunque es cierto que lo notamos en las consultas: las preocupaciones económicas agobian a los pacientes. Hay desesperación”.
El suicida suele ser una persona con antecedentes de depresión, que toma drogas y alcohol y que de repente se aísla de amigos y familiares. Otro factor de riesgo es haber sufrido abusos durante su infancia o si sus padres se suicidaron. También si padece algún problema físico, como una lesión o una enfermedad. “Hay que estar atento a los cambios bruscos de comportamiento. Esa es la pista más importante”, aseguran desde Ourense. 

Comentarios