martes 20/10/20

La protesta del sector del carbón colapsa los accesos de la ciudad

La de ayer fue la segunda manifestación que marcha  desde As Pontes 
en dos semanas
el ideal gallego-2019-10-02-008-88acad93
La caravana contó con más de cien camiones y un número indeterminado de coches | javier alborés

Por segunda vez en quince días, el sector de carbón de la central térmica de As Pontes hizo sentir su presencia en A Coruña: en esta ocasión fueron más de cien camiones, así como cientos de coches particulares, que llegaron a la ciudad por la AP-9 en el primer caso, y en la N-VI en el segundo. Su aparición por Alfonso Molina vino precedida de un colapso no solo en esta avenida, sino también la de A Pasaxe, para formar una enorme cola que llegó hasta el Parque Ofimático, donde se concentraron docenas de vehículos

En esta ocasión, los manifestantes no abordaron unos autobuses que les llevaran al centro de la ciudad para concentrarse ante la Delegación del Gobierno, como habían hecho el 16 septiembre. Simplemente se concentraron en la explanada del Ofimático hasta que se retiraron de manera escalonada. Según la Dirección General de tráfico (DGT), la manifestación había afectado el tráfico desde As Pontes hasta A Coruña. Habían abandonado esa población alrededor de las cuatro y media, con cierto retraso sobre el horario previsto, y llegaron a Alfonso Molina a la siete y media de la tarde, cuando el retraso acumulado era ya de hora y media.

Desde la Policía Local señalaron que la avenida de San Cristóbal resultó afectada, puesto que fue necesario cortar un carril al tráfico para desviar todos los vehículos pesados por Matogrande hasta el Ofimático, e igualmente ocurrió con al Tercera Ronda, que miles de vehículos emplearon como salida alternativa, colapsando la rotonda del Pavo Real. A las nueve de la noche, la situación se normalizó.

Presión

Mediante estas movilizaciones, los transportistas y trabajadores de Endesa quieren presionar tanto a la empresa como a Gobierno para que encare un proceso de descarbonización en la central “regulado y ordenado” y un cambio de modelo productivo que incluya “garantías para el empleo”. La central de As Pontes se adaptó a la normativa europea ambiental, así que, aunque son conscientes de que el carbón es una fuente de energía en extinción, consideran que cualquier cambio en el modelo productivo debe hacerse de manera paulatina, puesto que el modo de vida de 650 familias está en juego y que ya han sufrido una merma de ingresos por la inactividad de la planta.

El presidente de la Asociación de Transportistas de Carbón de As Pontes, Manuel Bouza confia  en que tengan algún tipo de respuesta favorable en la reunión que hoy mantendrán en Madrid en el Ministerio de Transición Ecológica, con la presencia  del alcalde de As Pontes, Valentín González Formoso.

Comentarios