viernes 4/12/20

Los policías locales alertan de que se reduce la vigilancia del ocio nocturno

De un par de años a esta parte, la Policía Local ha incrementado su presencia en las zonas de ocio nocturno con patrullas en coche, a pie e incluso de paisano, con el objetivo de controlar las peleas, ruidos y otras molestias que provocan a los vecinos los individuos que han bebido en exceso.

Policías locales en la calle Orzán, que cubre el dispositivo de ocio nocturno	 javier alborés
Policías locales en la calle Orzán, que cubre el dispositivo de ocio nocturno javier alborés

De un par de años a esta parte, la Policía Local ha incrementado su presencia en las zonas de ocio nocturno con patrullas en coche, a pie e incluso de paisano, con el objetivo de controlar las peleas, ruidos y otras molestias que provocan a los vecinos los individuos que han bebido en exceso.  Utilizando como instrumento las sanciones por infringir ordenanzas municipales (desde hacer ruido, arrojar desperdicios u orinar en la calle) y realizando arrestos en el caso de sujetos violentos, se redujo el nivel de conflictividad. Sin embargo, todo puede cambiar ahora: el dispositivo de ocio nocturno se nutre de horas extraordinarias, que ahora la Policía Local se niega a hacer, lo que supondrá reducir en un 30% los efectivos que vigilan la noche.
“Desde luego, el servicio queda muy mermado, y será muy difícil que se siga haciendo en las mismas condiciones que hasta ahora”, señaló Manuel Aceña, presidente de la asociación profesional de la Policía Local. El motivo de la negativa de los agentes a realizar horas extraordinarias es económico: el Ayuntamiento (como él mismo reconoce) adeuda parte del sueldo a los policías desde hace varios años, cuando se les subió la categoría funcionarial. Sin embargo, este ascenso tuvo lugar en plena época de recortes salariales a los funcionarios, y los agentes municipales se encontraron con que les rebajaban el sueldo conforme a su nueva categoría mientras siguen percibiendo el de la antigua. El Ayuntamiento asegura que no puede pagarles porque les obliga la disciplina presupuestaria.   
Fue un par de semanas después de conocer que en los últimos presupuestos no se incluía la subida de su sueldo, que los policías locales se reunieron en asamblea para decidir medidas de presión, entre las que se encuentra la negativa a participar en los grandes dispositivos, como el de tráfico de Navidad (que tuvo que reducirse de 100 a 60 agentes) o el de vigilancia del ocio nocturno.
 
Aumento de la peligrosidad
“El problema es que el turno de noche está compuesto por muchas menos patrullas que el turno de día. Es normal, puesto que la mayor parte de la actividad que hay que controlar se realiza de día. Por eso se decidió crear el dispositivo de ocio nocturno, porque no había suficientes recursos para vigilar el Orzán”, advirtió Aceña, que considera que ahora pueden darse más incidentes peligrosos.
De hecho, el aumento de agentes disponibles para patrullar en la calle gracias a la reestructuración que llevó a cabo el anterior director de Seguridad Ciudadana, Germán Lago, permitió al actual jefe de Policía, José Antonio Brandariz, contar con suficientes policías para patrullar a pie por el Orzán.
Hace tres semanas, unos agentes tuvieron que enfrentarse a unos sujetos que trataron de impedir que se llevasen a su amigo al cuartel, lo que llevó a un pequeño tumulto. “Estas situaciones son difíciles de controlar si no tienes los efectivos suficientes”, apuntó Aceña. La única solución pasaría por pedir a la Policía Nacional que cubra estos huecos.

Comentarios