miércoles 30/9/20

La Policía Local practica una redada en un local de la calle de Entrepeñas

Policías locales y técnicos de la Consellería de Sanidade realizaron ayer una inspección en un bar de la calle de Entrepeñas. No es normal que las redadas en locales se lleven a cabo a  primera hora de la mañana de un lunes pero, según los propios policías municipales, el local en el que entraron ayer en la calle de Entrepeñas no es para nada corriente: no es la primera vez que el 092  tiene que intervenir allí por quejas de ruidos o por denuncias sanitarias, y la última vez tuvieron que detener a un joven de 28 años y denunciar a otras cuatro personas por resistencia grave.

El local inspeccionado se encuentra en la calle Entrepeñas          pedro puig
El local inspeccionado se encuentra en la calle Entrepeñas pedro puig

Policías locales y técnicos de la Consellería de Sanidade realizaron ayer una inspección en un bar de la calle de Entrepeñas. No es normal que las redadas en locales se lleven a cabo a  primera hora de la mañana de un lunes pero, según los propios policías municipales, el local en el que entraron ayer en la calle de Entrepeñas no es para nada corriente: no es la primera vez que el 092  tiene que intervenir allí por quejas de ruidos o por denuncias sanitarias, y la última vez tuvieron que detener a un joven de 28 años y denunciar a otras cuatro personas por resistencia grave.  
Ahora se sospecha que cometieron un delito de falsedad documental. La razón es que el año pasado el local había sido cerrado por Sanidade por numerosas irregularidades. El dueño del establecimiento había presentado la documentación señalando que dichos errores se habían subsanado pero, ayer, los técnicos de la Xunta pudieron constatar que no era así: las instalaciones estaban igual que tras la primera inspección. 
Será necesario llevar a cabo una investigación que determine cómo fue posible que el dueño del local obtuviera permiso para reabrirlo sin la comprobación de rigor.

exceso de medios
Mientras los inspectores de Sanidade tomaban nota de las deficiencias, los agentes de la Policía Local se encargaban de identificar a los clientes del local. Tras el último incidente, acaecido el 15 del mes pasado, habían decidido no correr riesgos, así que fueron varios coches patrulla los que participaron en la redada, identificando a los sujetos. 
Al final, resultó no ser necesario. En aquella ocasión, habían sido 26 personas las que se encontraban en el sótano del local, donde tiene una segunda barra. Pero esta vez solo había diez personas, que no presentaron resistencia. De todos modos, los agentes municipales están convencidos de que volverán más tarde o más temprano. “Es el local que más problemas nos da en toda la ciudad”, aseguraron. n

Comentarios