lunes 25.05.2020

La Policía Local instalará un puesto en la coraza del Orzán y controlará el aforo de los arenales

El Ayuntamiento contará con una aplicación para conocer la capacidad de las playas 
en tiempo real

Desde el lunes, el aforo de la playa será limitado por la Policía Local | Pedro puig
Desde el lunes, el aforo de la playa será limitado por la Policía Local | Pedro puig

La edil de Medio Ambiente, Esther Fontán, anunció ayer, tras una reunión con el personal técnico de la Concejalía, un protocolo para el uso de las playas urbanas, en el que destaca el control que ejercerá la Policía Local, que tendrá un puesto en la coraza del Orzán, para controlar la capacidad de estas.

Tras la reunión con los técnicos y con el director del área de Seguridad Ciudadana, Carlos García Touriñán, Fontán presentó este protocolo, que entrará en vigor el próximo lunes, con el hipotético comienzo de la fase 2 de la desescalada. Las medidas de este plan tienen un carácter temporal y se implantarán desde este lunes 25 de mayo, hasta el próximo 15 de junio, mientras se espera a que el Ministerio de Sanidad y la Consellería homónima publiquen un protocolo defenitivo.

Tal y como destacan desde la Concejalía, el objetivo de este plan es no desmarcarse de las medidas de higiene y de protección establecidas desde los diferentes organismos sanitarios gubernamentales.

Entre las normas de este nuevo protocolo municipal destaca el hecho de que será la Policía Local la que, de manera presencial, controle la capacidad de los arenales que tiene la ciudad.

En el momento en el que los agentes del 092 observaran una cantidad de gente demasiado alta en alguna de las playas urbanas, procederán a cerrar su entrada hasta que la situación del aforo esté controlada.

Los policías contarán con un puesto principal, instalado en la coraza del Orzán. Desde este punto gestionarán la capacidad de todas las playas urbanas de la ciudad. Para este cometido, harán uso de las cámaras instaladas en el Paseo Marítimo, a lo que se sumará la información que ofrezcan los agentes a pie, con el fin de corroborar que el aforo de estos espacios permita la distancia de dos metros entre personas.

Más normas

Pero el protocolo cuenta con alguna regla más, aplicable también entre el 25 de mayo y el 15 de junio, mientras no se establezcan otro tipo de normas para la denominada nueva normalidad.

Una de estas reglas será que solo existirá una vía de entrada y salida a las playas. De este modo, en las de Riazor y Oza, se delimitará estos canales de acceso y salida con un vallado perimetral, cuyo cometido no solo será delimitar estas zonas, sino también mantener la distancia entre las personas usuarias de los arenales de la ciudad.

Las duchas de estos espacios públicos estarán prohibidas durante este período de tiempo, pero, por el contrario, sí que se permitirá la utilización de los aseos. Además, la caseta que habitualmente utiliza Medio Ambiente para actividades educativas se ocupará para informar a los usuarios de las medidas de higiene y control. También  habrá una aplicación para conocer el estado de la marea y la capacidad de la playa, en tiempo real. Desde el Ayuntamiento recuerdan que, hasta el día 25, está prohibido tomar el sol en la playa.

Comentarios