jueves 22/10/20

La Policía desarticula una trama que falsificaba papeles de cientos de ilegales

Agentes de la Unidad de Extranjería de la Brigada Judicial de la  Policía Nacional desarticularon en A Coruña una trama que regularizaba de forma fraudulenta la estancia a cientos de ciudadanos senegaleses.

Las cámaras de la Subdelegación registraron los encuentros del gestor con los inmigrantes	quintana
Las cámaras de la Subdelegación registraron los encuentros del gestor con los inmigrantes quintana

Agentes de la Unidad de Extranjería de la Brigada Judicial de la  Policía Nacional desarticularon en A Coruña una trama que regularizaba de forma fraudulenta la estancia a cientos de ciudadanos senegaleses. La operación “Lar”, como se dio en llamar, culminó con la detención hace quince días del principal responsable, el dueño de una importante gestoría de la ciudad, especializada en extranjeros, que se aprovechaba de la confianza de los dueños de cientos de negocios que eran sus clientes. Usaba su documentación para falsificar contratos de trabajo, sobre todo como empleados del hogar.
Precisamente, según fuentes policiales, fue el elevado número de varones senegaleses que encontraban empleo como trabajadores del hogar lo que llamó la atención de las autoridades, puesto que se trata de un nicho que ocupa la mano de obra femenina. Y decidieron actuar de oficio. Lo primero que constataron los investigadores de la Policía Nacional es que los contratos de trabajo eran idénticos. “Solo se habían cambiado los nombres, el resto era igual”, apuntaron las mismas fuentes.
Lo más curioso es que los policías pudieron encontrar una prueba gráfica del delito gracias a las cámaras de seguridad que se encuentran en la fachada de la Subdelegación. Al parecer, el sospechoso tenía la costumbre de quedar con sus clientes justo frente a la puerta, antes de entrar para solucionar los trámites que les permitirían vivir en España. 

unos 600.000 euros
Los policías también llamaron a declarar a todos los dueños de los negocios que se habían visto implicados en la trama. Desde el mes pasado, cientos de afectados pasaron por comisaría para declarar. Así se enteraron de que el dueño de la gestoría a la que habían confiado su documentación había llegado a un trato con una ONG africana que se encargaba de enviarles a los inmigrantes cuya situación se ocupaba de legalizar. No hay estimaciones de cuántas personas pasaron por sus manos, pero sí se sabe que podía haber amasado 600.000 euros con este negocio fraudulento.
Al parecer, el modus operandi principal del detenido consistía en buscar aquellos clientes que tenían una segunda vivienda para hacer constar que los inmigrantes trabajaban en ella como empleados del hogar. Pero también facilitaba otros medios para regularizar su situación, según los propios afectados, como arreglar matrimonios concertados y otros puestos de trabajo en establecimientos de hostelería, gremio en el que tenía muchos clientes.
La investigación de la operación “Lar” está prácticamente acabada, y judicializada, según fuentes de la Policía Nacional, aunque el sumario sigue siendo secreto presuntamente porque quedan bastantes extranjeros por localizar: “Están dispersos por toda Galicia, ejerciendo la venta ambulante, y son difíciles de identificar”.

Comentarios