martes 1/12/20

La plantilla del polideportivo de Elviña anuncian el rescate de la concesión

Tras un encierro de casi siete horas en las instalaciones de Elviña, los trabajadores despedidos por Gaia, la empresa concesionaria de los polideportivos de Agra, Sardiñeira y Elviña, consiguieron llegar a un acuerdo con la Xunta para su readmisión. Es más: el secretario de organización de CIG, Adolfo Naya, asegura que la Fundación Deporte Galego piensa rescatar la concesión, debido “a la mala gestión” y que se anunciará hoy mismo en el parlamento gallego durante una respuesta.

Los trabajadores delante del centro deportivo de Elviña	patricia g. fraga
Los trabajadores delante del centro deportivo de Elviña patricia g. fraga

Tras un encierro de casi siete horas en las instalaciones de Elviña, los trabajadores despedidos por Gaia, la empresa concesionaria de los polideportivos de Agra, Sardiñeira y Elviña, consiguieron llegar a un acuerdo con la Xunta para su readmisión. Es más: el secretario de organización de CIG, Adolfo Naya, asegura que la Fundación Deporte Galego piensa rescatar la concesión, debido “a la mala gestión” y que se anunciará hoy mismo en el parlamento gallego durante una respuesta.
No es la primera pérdida de este tipo que tiene que soportar Gaia, que ya perdió una concesión en Arteixo., pero los trabajadores no están del todo tranquilos porque el trato al que han llegado con los responsables provinciales de Deporte es que se subrogará a los seis despedidos a la nueva concesionaria, de manera que no saben cuándo se reincorporarán a sus puestos de trabajo. “Iso nos preocupa”, admitió Naya.
De todas formas, el ambiente era de alegría ayer a la entrada del polideportivo de Elviña, donde los encerrados se reunieron con los compañeros que les habían estado apoyando desde el exterior con sus pancartas en las que se podía leer la exigencia de la readmisión inmediata después del despido del lunes.

Amenaza de ere
Los problemas empezaron en diciembre, cuando por la plantilla corrieron rumores de que preparaba un ERE. Hay que tener en cuenta que cuando Gaia se hizo cargo de la concesión había subrogado a 72 trabajadores, pero en los últimos tiempos la cifra había ascendido a 85. “Decían que a plantilla estaba sobredimensionada pero se é a sí, a fixeron eles”, acusa Naya.
Para el secretario de organización de CIG-Servizos se trataba de una estrategia para intimidar a los trabajadores que finalmente cristalizó en el despido de seis de ellos. “Xogaban cos números, porque con dez xa teñen que facer un ERE”, aclaró Naya. Poco dispuestos a aceptar la situación, tres de los despedidos entraron junto con Naha en las oficinas del centro deportivo de Elviña y manifestaron su intención de no marcharse hasta obtener una solución.
“Estábamos quentiños e tiñamos un baño cerca, así que podíamos aturar”, añadió el sindicalista. Tras una breve visita de agentes de paisano de la Policía Autonómica pudieron observar cómo desde las oficinas de la Fundación se hacia frenéticas llamadas. A las tres menos cuarto, les informaron del rescate de la concesión. n

Comentarios