sábado 26/9/20

El padre acusado de matar a su hijo en Oza-Cesuras declara que no es consciente de cometer el crimen

El padre acusado de matar a su hijo de once años en Oza-Cesuras en mayo de 2017 declaró ayer en el juicio, que se celebra en la sección primera de la Audiencia Provincial, que no es consciente de haber cometido el crimen.

Marcos M. declaró durante casi una hora y se mostró aparentemente tranquilo | javier alborés
Marcos M. declaró durante casi una hora y se mostró aparentemente tranquilo | javier alborés

El padre acusado de matar a su hijo de once años en Oza-Cesuras en mayo de 2017 declaró ayer en el juicio, que se celebra en la sección primera de la Audiencia Provincial, que no es consciente de haber cometido el crimen.
“Ese fin de semana empezó el viernes y terminó para mí el viernes”, dijo Marcos M. a preguntas formuladas por la Fiscalía y la acusación particular, ya que se negó a contestar a las otras partes personadas en la causa como son la Xunta y la asociación Clara Campoamor.
A lo largo de su declaración, que se prolongó durante una hora, aseguró que lleva 17 meses pensando qué fue lo pudo haber pasado a lo largo del fin de semana en que estuvo a cargo de su hijo y que no llega a ninguna conclusión.
“Es imposible que conscientemente hubiese hecho eso. Yo en estado normal no mato a mi hijo”, manifestó el acusado que se mostró aparentemente bastante tranquilo durante la vista.
De las escasas cuestiones que asegura recordar entre los días 5 y 7 de mayo es que el viernes acudió al Punto de Encuentro para recoger a su hijo, Javier, y que este lo miró “con cara de odio”. “Y me dijo que no iba a volver más”.
“Fue su enfado y su cara de odio lo que me estimuló algo y no recuerdo nada más”, apuntó al tiempo que aseguraba que nunca en su vida pegó a la víctima.
La Audiencia acogerá hasta el próximo jueves este juicio por un delito de asesinato (el joven falleció a consecuencia del golpe que recibió con una pala metálica) en concurso con un delito de lesiones psíquicas a la madre del pequeño, según indicó el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia.
La Fiscalía solicita la prisión permanente revisable al entender que la única finalidad del acusado era causar daño a su exmujer, por no haber aceptado reanudar la relación sentimental. Sostiene que ideó un plan y lo ejecutó de manera fría, sin importar la vida del crío y haciendo todo lo posible para que no fuese socorrido.
Todas las partes personadas coinciden en que Marcos M. tenía todas sus facultades el día del asesinato.
Por su parte, la defensa se basa en las enfermedades psíquicas del acusado y solicita su ingreso en un hospital psiquiátrico.
“Mi defendido tiene diagnosticadas siete enfermedades psíquicas y se imagina cosas que no existen”, dijo el letrado. l

Comentarios