jueves 3/12/20

Monika Zgustova | “Gala Dalí fue un precedente feminista, una transgresora”

La escritora checa afincada en Barcelona Monika Zgustova presentó ayer en la Fundación Luis Seoane “La intrusa”, una mirada sobre Gala Dalí, una mujer valiente y apasionada que fue imprescindible para el surrealismo.
 

La autora presentó ayer el libro en la Fundación Luis Seoane | javier alborés
La autora presentó ayer el libro en la Fundación Luis Seoane | javier alborés

La escritora checa afincada en Barcelona Monika Zgustova presentó ayer en la Fundación Luis Seoane “La intrusa”, una mirada sobre Gala Dalí, una mujer valiente y apasionada que fue imprescindible para el surrealismo.

“La intrusa” es un retrato de Gala Dalí, esa musa de la que poco se sabe.
Sí, toda una desconocida. Aunque la palabra musa no la he usado ni una sola vez. Más bien era una colaboradora y compañera, para Dalí fue una fuente de inspiración, obviamente, pero Gala aspiraba a ser algo más. Era la persona que revisaba los escritos del pintor y los pasaba a limpio para que fueran comprensibles. Dalí tenía mucha imaginación, pero la escritura y el lenguaje no eran lo suyo. Gala siempre supo estar al lado de sus parejas y orientarlos hacia dónde ir.

Siempre al lado de grandes creadores pero sin hacerse notar. ¿Era una mujer sometida?
Para nada. Ella lo quería así, no necesitaba hacerse ver ni buscaba los focos. Estaba en segundo plano, a veces prefería estar en un rincón leyendo un libro, le gustaba muchísimo leer y tiene escritos autobiográficos muy interesantes. Ella cruzó la Europa de la I Guerra Mundial por reencontrarse con el poeta Paul Éluard, con quien se casó en París, y después se fue a Cadaqués apartada del mundo con Dalí. De allí quiso huir antes de la Guerra Civil española, tenía un sexto sentido para las turbulencias.

¿Fue un precedente de feminismo?
Totalmente. Fue una transgresora en todos los sentidos. Hacía cosas incluso hoy difícilmente aceptables. Sabía lo que tenía que hacer y lo hacía, eso sí, no quería que nadie sufriera. A pesar de ser algo que la gente fuese a recibir mal, si quería hacerlo ella lo hacía. Irse con hombres, dejar a su hija al cuidado de sus suegros... un siglo después esas cosas se ven como propias de una mala mujer o mala madre. Hoy en día ella no sería una feminista enmarcada en el movimiento que conocemos, pero llevaría a cabo su propio feminismo.
Dice que fue decisiva para el surrealismo.
Sin ella, Éluard seguramente no hubiese escrito tanto. Era una mujer más bien irracional, tenía la intuición a flor de piel, creía en los sueños y en el tarot, lo que era muy interesante para los surrealistas, que se inspiraban en ella. En sus entornos casi siempre fue una intrusa, como se titula el libro, tanto para la familia de Éluard como para la de Dalí, que se enfadó mucho por verlo con una señora casada y rusa.

Hasta lo desheredaron por estar con ella.
Era un escándalo. El padre de Dalí lo desheredó parcialmente por estar con Gala y por otras declaraciones y rencillas que tenían.

¿Cuánto tiempo ha tardado en escribir el libro?
La primera idea fue hace ocho años. Empecé a recolectar materiales y hace poco más de un año lo reuní todo para escribir la obra.

Comentarios