sábado 19/9/20

Más de 12.000 coruñeses tienen que completar sus ingresos con una prestación pese a tener un trabajo

El balance de vidas laborales de la Seguridad Social relativo a A Coruña revela la complicada realidad que dejó la recesión pues unos 12.250 coruñeses en activo tienen que recurrir a una prestación por desempleo para completar así sus ingresos pese a estar trabajando.

Muchos ciudadanos tienen una relación eventual con el INEM | quintana
Muchos ciudadanos tienen una relación eventual con el INEM | quintana

En contraposición se sitúa el dato de la media del salario bruto anual, que es el más alto de las siete grandes ciudades.

El Instituto Galego de Estatística (IGE) acaba de publicar un informe que analiza la documentación que recopiló el Gobierno central en el municipio en 2016 y que muestra una realidad social preocupante. Si bien es cierto que el número de afectados por esta situación bajó un 4,6% en relación al ejercicio anterior, en A Coruña todavía hay 12.250 personas que trabajan a la vez que cobran “unha prestación ou subsidio por desemprego”.

Es decir, a estos individuos no les llega el sueldo ya sea porque solo tienen un empleo a jornada partida que les hace necesario cobrar (y gastar) parte del paro o porque alternan las altas laborales con el INEM de manera continua. De hecho, 9.625 coruñeses tuvieron períodos en los que no tuvieron ningún tipo de relación con la Seguridad Social en 2016. Las más afectadas en los dos casos son las mujeres, que padecen esa lacra también en el resto de grandes ciudades gallegas.


Esta situación que muestra la realidad de muchos asalariados tras la crisis económica y las reformas laborales contrasta con otros análisis que indican que el número de coruñeses que trabaja todo el año aumentó un 2% y que el de los que cobran prestaciones de forma constante cayó un 20%.

Un salario bruto anual elevado
Del total en activo en 2016, el último ejercicio del que hay datos disponibles, el 54% trabajaron todo el ejercicio o en algún momento. El porcentaje con respecto a su población en edad de trabajar es menor al de localidades como Santiago, Lugo y Pontevedra y muy similar a Vigo.

El mal trago por el que pasan muchos ciudadanos no implica que todos los residentes en A Coruña padezcan problemas financieros. La base de cotización media de los trabajadores que están dados de alta en el régimen general es de 1.649 euros, tan solo por detrás de Santiago (con un alto porcentaje de la población en puestos en las administraciones), y los hombres vuelven a estar por delante de las mujeres.


En lo que se refiere al salario bruto total al final de año, la media en A Coruña es de 20.642 euros, lo que la sitúa como la más elevada entre las siete grandes urbes de la comunidad. Eso sí, como es lógico las cifras están muy por encima (27.419) euros para aquellos que cuentan con un empleo estable que para el resto de empleados.

Comentarios