miércoles 20/1/21

La Marea ordena demoler la antigua nave de La Toja tras otro incendio en el poblado de A Pasaxe

El mismo día en que un nuevo fuego que se declaró durante la madrugada calcina tres infraviviendas del poblado chabolista de A Pasaxe, el Ayuntamiento anunció que demolerá las ruinas de la antigua nave de La Toja

Antonio dos Santos examina los restos calcinados de lo que horas antes eran dos chabolas de su propiedad | javier alborés
Antonio dos Santos examina los restos calcinados de lo que horas antes eran dos chabolas de su propiedad | javier alborés

El mismo día en que un nuevo fuego que se declaró durante la madrugada calcina tres infraviviendas del poblado chabolista de A Pasaxe, el Ayuntamiento anunció que demolerá las ruinas de la antigua nave de La Toja, tras reunir a las familias que viven en chamizos apoyados contra las antiguas vigas. Los trabajos comenzarán el 4 de mayo, y se prolongarán durante un mes.

El concejal de Regeneración Urbana Xiao Varela, asegura que esta medida es posible gracias a “un traballo silencioso e rigoroso no asentamento na busca de solucións habitacionais duradeiras para as familias afectadas”. De confirmarse, se trataría del primer realojo que se lleva a cabo en A Pasaxe por el Gobierno de la Marea Atlántica. Este aprobó en julio del año pasado el plan de Hábitat Digno, para acabar con el chabolismo no solo en A Pasaxe, sino en todos los asentamientos precarios. Sin embargo, el poblado a orillas de la ría de O Burgo está en peor estado y en él viven cerca de 30 familias de etnia gitana, así que se convirtió en una prioridad. Sobre todo, las familias que viven a la sombra de la Conservera Celta, sobre la que pesa una orden judicial de demolición desde julio de 2015.

Orden de demolición
La demolición debe llevarla a cabo la empresa propietaria, la de la inmobiliaria Altramud, pero el juez determinó que la orden quedara en suspenso hasta que el Ayuntamiento consiguiera desalojar a los chabolistas afectados.

Para cumplir la sentencia, basta con un realojo temporal, pero Varela insiste en que llevan trabajando con las personas afectadas para encontrar lo que denomina “solucións habitacionais duradeiras”. Dichas soluciones, asegura, están hoy “ben encauzadas e poderán levarse a cabo, en todos os casos, antes de que se inicie a demolición”. Hace menos de un mes, los propios chabolistas denunciaban que se habían aplazado sus reubicaciones porque los caseros se habían echado atrás al descubrir que sus futuros inquilinos eran de etnia gitana.

Por otro lado, la concejala de Medio Ambiente, María García, visitó ayer en compañía de técnicos municipales los rescoldos todavía humeantes de lo que habían sido tres chabolas en el corazón del poblado. Según comentaron los propios chabolistas, alguien había estado quemando neveras para retirarles el corcho y no habían apagado las brasas después.


Pero García había ido para hacer otro anuncio: que se acelerarían las tareas de limpieza que ya habían comenzado el mes pasado en otra parte del poblado. Y de hecho, las máquinas comenzaron a trabajar a primera hora de la tarde de ayer. El plan de limpieza se adoptó el 1 de septiembre, después de un gran incendio, pero no se puso en práctica hasta ahora. García explicó ayer que el retraso en la limpieza se debió a la necesidad de “coordinarse cos Servicios Sociais”.

Comentarios