lunes 3/8/20

El mal tiempo obliga a levantar por tercera vez la duna de Riazor

Durante los próximos días se mantendrá la alerta naranja por viento y olas y se sumará la amarilla por lluvias
La pala excavadora regresó a Riazor desde primera hora de la mañana | patricia g. fraga
La pala excavadora regresó a Riazor desde primera hora de la mañana | patricia g. fraga

Las excavadoras volvieron ayer  la playa de Riazor para levantar la duna, muy erosionada después de soportar el castigo de varios temporales. Solo hace un mes que se había levantado por última vez, pero el mal tiempo obliga a extremar las precauciones. Esta semana, la ciudad vive una alerta naranja prácticamente continua, pero el viento de componente sur y las mareas no muy altas permitieron trabajar a las máquinas para reconstruir la duna doble que protege la parte más vulnerable del Paseo Marítimo.

Ya en diciembre, la duna fue reformada convirtiéndola en doble, con un foso entre las dos. De esta manera, las olas que consiguieran pasar la primera duna quedarían estancadas entre esta y la contraduna. No es la primera vez que se lleva a cabo esta disposición, que se usó el año pasado, pero esta temporada se había optado por una duna simple en un principio.

Los transeúntes que desafiaron las inclemencias meteorológicas pudieron observar como los accesos de Riazor a la playa estaban prácticamente enterrados, así que tuvieron que despejarse.

75 kilómetros
por hora es la ráfaga más fuerte registrada ayer por los instrumentos meteorológicos en  A Coruña.

De momento, el mal tiempo es moderado, con rachas de viento que no superaron los 75 kilómetros por hora, cuando en otros puntos de la costa llegaron a los 90 y desde la Delegación de la Agencia Española de Meteorología (Aemet) señalan que simplemente estamos viviendo las típicas borrascas invernales, que están situadas en la zona del Reino Unido y que envían continuos frentes a Galicia.

Cierre de parques

En todo caso, no se espera que la situación empeore mucho. La costa seguirá en alerta naranja por viento y olas en la costa, a lo que hay que añadir, a partir de mañana, alerta amarilla, por lluvia, pero por lo demás fue necesario cerrar por precaución parques y jardines, como el de San Margarita, debido al peligro que suponen los árboles de gran porte por la caída de sus ramas. Hay que recordar que el anterior temporal desarraigó dos árboles en la plaza de A Palloza.

Sin embargo, el incidente que más dio que hablar durante la jornada fue el de un vídeo en el que se veía a un individuo en bicicleta rodando hacia el mar rebasando la caracola de punta Herminia, antes de que una ola le cortara el paso y llenara la plataforma de hormigón de espuma. Las redes sociales se llenaron de comentarios criticando el comportamiento temerario de este sujeto. Se trata de una de las prácticas más peligrosas que se pueden hacer durante un temporal: acercarse a la costa, a veces solo por sacar una fotografía.

Comentarios