miércoles 16.10.2019

El MAC acoge 25 años de la agencia ICAL en imágenes que se quitan la inmediatez de encima

La muestra ofrece una selección de 32 fotos de 15 reporteros de este medio castellano

De los últimos pasegos que se calzan la vida a la espalda para buscar pastos en los valles burgaleses a un primer plano de “El niño”, el minero con menos años en el DNI que dejó de trabajar al igual que el resto de sus compañeros cuando dejó de haber carbón en el Pozo Peragido. 

La exposición se puede ver hasta el 14 de septiembre	patricia g. fraga
La exposición se puede ver hasta el 14 de septiembre patricia g. fraga

De los últimos pasegos que se calzan la vida a la espalda para buscar pastos en los valles burgaleses a un primer plano de “El niño”, el minero con menos años en el DNI que dejó de trabajar al igual que el resto de sus compañeros cuando dejó de haber carbón en el Pozo Peragido. De unas paisanas en acción y con mandil en ristre al paso fugaz del terrorismo por un cuartel en Burgos, la exposición “ICAL, 25 años en imágenes” deja ver el cuarto de siglo retratado por la agencia castellana a través de 32 fotografías de 15 reporteros. Seleccionadas por el editor gráfico Eduardo Margareto como prueba del esfuerzo. De plasmar en imagen la realidad de un territorio complicado. Lo decía el consejero de la Presidencia de la Junta de Castilla y León, José Antonio de Santiago-Juárez, que recordaba la extensión de una comunidad no histórica que supera en espacio a Portugal. De ahí la dificultad de hacer un todo. 
La agencia que hoy está de cumpleaños escoge lo más representativo de estos 25 años para hacer reflexionar al curioso sobre el carácter efímero de las noticias, que vienen y se van, pero también del contenido artístico de las mismas, que se queda para siempre. Son 32 imágenes que hablan de acontecimientos como el Fiestizaje en El Bierzo. De la Semana Santa en Zamora y los duros inviernos de Ávila. Elegidas de un archivo de 300.000 instantáneas para un museo, el MAC, que actúa de soporte. Precisamente, el hecho de que la muestra comience a rodar en Galicia se debe a la fuerte unión entre los dos territorios, algo que recalcaba el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, en la presentación. 
Hasta el 14 de septiembre, el centro ofrece una visión distinta del fotoperiodista, extirpando el contenido informativo de las imágenes para saltar al terreno subjetivo. Donde la mirada del profesional entra en juego. El concejal de Hacienda, Roberto Coira, decía que no es más que la historia de un mundo  próximo con muchas cosas en común. Una realidad que aparece sin el peso de la inmediatez que exigen los medios de comunicación como ICAL. Y los hechos se perciben a otro ritmo. A toro pasado, el visitante podrá tocar el talento de los 15 reporteros gráficos. 
Entre el humo de una bomba, uno detectará el sello personal de cada uno de los que trabajan para ICAL. Y es que desnudas las fotos, se aprecia mejor a la persona que está detrás. Cazando segundos al tiempo para colocarlos en el álbum de la vida.

Comentarios