sábado 04.04.2020

Losada acusa a Ferreiro de intentar cometer una “ilegalidad” al prometer la protección del edificio de la Lonja

El presidente del Puerto defiende el valor del edificio pero pide al Gobierno local que evite invadir sus competencias

El presidente del Puerto, Enrique Losada, intercambió una metopa con el capitán René Paul Boucher | sara martínez
El presidente del Puerto, Enrique Losada, intercambió una metopa con el capitán René Paul Boucher | sara martínez

El presidente de la Autoridad Portuaria, Enrique Losada, acusó ayer al Gobierno local de Xulio Ferreiro de intentar incurrir en una “ilegalidad” al querer incluir la protección del edificio de la Lonja de Gran Sol en el Plan General de Ordenación Municipal (PGOM). Aunque evitó aclarar de qué manera se garantizará ese cuidado por parte del organismo que preside, recordó que las competencias son de la institución y que el Ayuntamiento no puede meterse a dirigir “el ámbito de dominio público portuario”.

Después de que el Consistorio anunciase su intención de incluir en el PGOM la máxima catalogación monumental para el antiguo Muro y de la consiguiente denuncia del Puerto por entender que el equipo de Xulio Ferreiro se excedía en sus competencias, el Ministerio de Fomento dio la razón este mes a la Autoridad Portuaria. Así el presidente de la misma, Enrique Losada, aseguró ayer que en ningún momento se ha puesto en duda el valor del inmueble (porque el Puerto también lo considera fundamental) pero se debe tener en cuenta que “es un edificio con una funcionalidad negocial de todo el sector de la pesca, que le da uso actualmente”. No obstante, puso el acento sobre la necesidad de que el Gobierno local de la Marea se atenga “a la legalidad vigente”. 

“Está muy bien que el Ayuntamiento quiera proteger pero que actúe en su ámbito y no fuera. El plan general puede actuar en el ámbito municipal pero no en el de dominio público portuario”, reprochó, para añadir que eso es “una ilegalidad”.

Desde su punto de vista, lo más “llama la atención” es que las intenciones del Consistorio no se comunicaron de forma directa a la Autoridad Portuaria en ningún momento, sino que trataron de llevarse a pleno a espaldas de esta institución. “Es una problema de competencias y las cosas no se hacen así”, remarcó Losada. En paralelo lamentó que el alcalde hubiese dicho que “van a seguir por esa línea”. 

Discriminación consciente
Preguntado por si las garantías para el inmueble se incluirán en el Plan Especial del Puerto o se abordarán desde otro punto de vista, el representante evitó pronunciarse pero dijo que en cualquier caso se protegerá porque todas las administraciones están de acuerdo en ese punto.

Por otra parte, reconoció que no hay novedades al respecto de la licitación de las obras para que el ferrocarril llegue a la dársena exterior de punta Langosteira. A su parecer, “no se puede mantener esa carencia de una forma absolutamente consciente”, y menos cuando dice que se han incurrido en contradicciones de distintas instancias del Gobierno central diciendo que no existe proyecto y en otros casos que sí, dado que lo presentó el Puerto hace tiempo.

El crucero de lujo “Le champlain” atraca en la ciudad con 159 turistas americanos a bordo

Los muelles urbanos vivieron ayer una nueva escala doble protagonizada por el “Britannia”, de P&O, y “Le champlain”, un pequeño buque de lujo propiedad de la naviera francesa Ponant. Al tratarse de la primera escala de este último crucero, mientras la mayoría de sus 159 pasajeros americanos bajaban a conocer la ciudad o se marchaban de excursión, se celebró el tradicional intercambio de  metopas entre el presidente de la Autoridad Portuaria, Enrique Losada, y el capitán, René Paul Boucher. 

En su intervención, el francés explicó que “Le champlain” es el segundo de una serie de seis barcos que se irán botando hasta el año próximo y que cuentan con todo tipo de comodidades. Por ejemplo, los asistentes al acto pudieron conocer un salón de copas submarino en donde se pueden ver los peces a través de unos ventanales en forma de ojos. 

Además, la embarcación –que ayer llegó con 112 tripulantes para sus 159 pasajeros, cada uno de los cuales paga 1.000 euros por día– también ha participado en expediciones de aventura en sus seis meses de funcionamiento. Por ejemplo, surcó el Amazonas. Por su parte, Losada destacó que este año se volverá a batir un récord al llegar unos 190.000 cruceristas.

Comentarios