domingo 20.10.2019

La llegada de 10.000 visitantes reactiva la hostelería y el comercio por un día

La doble escala de los transatlánticos “Independence of the seas” y “Azura” se dejó notar con fuerza en la ciudad gracias a los 6.900 viajeros y 2.700 tripulantes que traían a bordo.

Los dos trasatlánticos coincidieron durante unas horas en los muelles coruñeses	susy suárez
Los dos trasatlánticos coincidieron durante unas horas en los muelles coruñeses susy suárez

La doble escala de los transatlánticos “Independence of the seas” y “Azura” se dejó notar con fuerza en la ciudad gracias a los 6.900 viajeros y 2.700 tripulantes que traían a bordo. Cientos de turistas pasearon ayer por los lugares más relevantes de A Coruña y algunos dejaron ingresos en la hostelería y el comercio. Si bien es cierto que el tejido empresarial suele lamentar el poco retorno económico que suponen estos desembarcos, el de ayer fue un día especial al tratarse de una de las últimas escalas de los buques. Esta circunstancia animó a los turistas a gastar lo que les sobró en su ruta marítima.
El primero de los barcos, el “Azura” de la naviera P&O, pasó ocho horas en la ciudad en las que gran parte del pasaje se decidió a marcharse de excursión fuera y otros muchos optaron por disfrutar del buen tiempo por las calles del centro de A Coruña.
Lo mismo ocurrió con los visitantes que llegaron a bordo de la embarcación de la naviera RCCL. Hubo momentos en los que apenas se podía caminar por zonas como la de la calle Real, en donde cientos de personas decidieron adquirir souvenirs. También se sorprendieron con los mimos y los manteros hicieron su agosto con personas arremolinándose alrededor de los bolsos de imitación.
“Muchas veces los cruceros no compensan al comercio de aquí porque se los llevan a todos a Santiago o si es una de las primeras escalas del viaje incluso es contraproducente”, confesaban ayer en The Chocolat Factory. No obstante, también reconocieron que la jornada fue muy buena para ellos.
“Al principio hacíamos captación con todos los barcos pero ahora solo cuando vienen los transatlánticos de P&O o el “Independence” porque sus pasajeros son los que más gastan”, explicaron. Además, en el establecimiento concretaron que “ahora la gente se va a casa y lleva regalos, pero cuando aún el viaje continúa no compra porque prefiere ir más liviana”.
Gracias al chocolate como reclamo, fue uno de los comercios que se llevó una mayor parte del pastel. Mientras en La Fe Coruñesa notaron poco la visita de los dos gigantes del mar, una situación distinta a la de las cafeterías del entorno de María Pita. En la tienda Oink! también se sintieron unos privilegiados. “Estamos vendiendo más que otros días en los que no hay turistas  pero más que otras veces en las que han venido estos barcos no”, comentó Sandra Mahía, una de las propietarias.
El suyo es un negocio con muchos posibles regalos por lo que fue fácil ver a grupitos de cruceristas buscando la mejor opción.

un mayor apoyo
También ella reconoció que los atraques en A Coruña “son positivos, pero lo serían más si no se llevan a todos a Santiago” como ocurre casi siempre.
En este sentido también pidieron un mayor apoyo los taxistas, pues se consideran perjudicados en favor de algunas líneas de autobús que parten hacia la capital gallega.
“Aquí no sube nadie a los taxis y para una familia sale más barato ir a Santiago con nosotros que en bus”, afirmaron. Por ello demandan a la Autoridad Portuaria que “por lo menos permita exponer las tarifas en la terminal de pasajeros”. De momento solo les preguntan "donde se puede comprar tabaco o alcohol". 

Comentarios