jueves 22/10/20

Langosteira acoge un sistema para generar electricidad a partir de las olas

Un grupo de investigadores de un conglomerado de empresas e instituciones de la provincia de Pontevedra trabajará en el Puerto Exterior de punta Langosteira en el desarrollo de un nuevo sistema

El montaje de la boya en tierra firme se prolongará al menos dos semanas | javier alborés
El montaje de la boya en tierra firme se prolongará al menos dos semanas | javier alborés

Un grupo de investigadores de un conglomerado de empresas e instituciones de la provincia de Pontevedra trabajará en el Puerto Exterior de punta Langosteira en el desarrollo de un nuevo sistema de generación de electricidad respetuoso con el medio ambiente. Los expertos gallegos no hablan de parques eólicos marinos sino de boyas de última generación que sean capaces de convertir la energía de las olas en un suministro limpio. El montaje del prototipo comenzó ayer y se prolongará durante unas dos semanas, antes de que sea trasladado a alta mar.


La parte exterior del dique de abrigo de Langosteira se convertirá en breve en un mar de pruebas para demostrar la viabilidad de un sistema de creación de energía undimotriz que ayude a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y a contar con un suministro eléctrico no dañino. Es así como definen el proyecto Life Demo Wave los socios Quantum Innovative; la Universidad de Vigo; el Centro Tecnológico del Mar (Cetmar); Hércules Control Tech; Advanced Crew and Ship Management (ASCM) y el Grupo Josmar.

La idea, que cuenta con el apoyo de la Consellería de Economía e Industria y de la Autoridad Portuaria, lleva tiempo en desarrollo pero no ha sido hasta ahora cuando se ha conseguido tener un prototipo disponible para comprobar que la teoría puede ser llevada a la práctica y que en el futuro podría haber parques de boyas.

La herramienta con la que se trabajará, que va acorde a las nuevas políticas establecidas por la Unión Europea, es una boya gigante cuyos componentes son capaces de almacenar esa energía que se produce cuando suben y bajan las mareas y en momentos de gran oleaje y otro tipo de datos. La estructura, que se colocará fuera del dique, llegó este lunes a la dársena exterior a bordo de dos camiones y ayer comenzó un montaje que podría alargarse durante dos semanas a pesar de que el 90% llegó ensamblado desde la provincia de Pontevedra.
El instrumento experimental ha sido bautizado como Gelula, ha costado alrededor de 1,8 millones de euros y pesa 11 toneladas, que estarán ancladas al fondo marino con tres cadenas. Para dejarlo en el agua será necesaria la actuación de al menos una grúa de gran tonelaje.

Comentarios