miércoles 23/9/20

Investigadores coruñeses participan en la elaboración de un mapa en 3D de la Vía Láctea

Un grupo de investigadores de la Universidad de A Coruña presentaron ayer los primeros datos de la misión Gaia, que tiene como objetivo elaborar un mapa en 3 dimensiones de la Vía Láctea. Forman parte de un proyecto de la Agencia Espacial Europea (ESA) en el que se encargan del “análisis de objetos raros”.

Carlos Dafonte, Salvador Naya y Minia Manteiga, ayer	pedro puig
Carlos Dafonte, Salvador Naya y Minia Manteiga, ayer pedro puig

Un grupo de investigadores de la Universidad de A Coruña presentaron ayer los primeros datos de la misión Gaia, que tiene como objetivo elaborar un mapa en 3 dimensiones de la Vía Láctea. Forman parte de un proyecto de la Agencia Espacial Europea (ESA) en el que se encargan del “análisis de objetos raros”.
Carlos Dafonte, Daniel Garabato, Marco Antonio Álvarez y Minia Manteiga, de la universidad coruñesa, junto al vicerrector de Política Científica, Investigación e Transferencia Salvador Naya, y Ana Ulla, del centro universitario vigués, presentaron los primeros datos de un programa que se lleva a cabo desde hace 14 meses.
Durante este período y junto al trabajo de otros centros europeos, se ha establecido la posición y brillo de 1.140.622.719 estrellas, un 1% de la población galáctica total.
“Nuestro papel es el de realizar el análisis de objetos raros”, explicó Minia Manteiga, quien añadió que se trata de una de las partes “más bonitas” de todo el proceso porque es en la que se pueden “conocer nuevos objetos”.
Entre los descubrimientos que han realizado hasta el momento figuran “varias decenas de supernovas (estrellas en explosión)”, asegura la investigadora, quien recordó que alguno de estos hallazgos se produjo “al poco de empezar “esta misión.
Entre los datos que se hicieron públicos ayer de manera simultánea en los centros participantes, colaboran cerca de 450 investigadores en total, también figuran las posiciones, paralajes (diferencia entre las posiciones aparentes que en la bóveda terrestre tiene un astro según el punto desde donde se observa) y movimientos propios de dos millones de estrellas.
Por el momento se han observado alrededor de 70 millones de objetos celestes a través de un satélite que cuenta con “dos telescopios que recogen la luz de los astros y los enfocan en dos cámaras con una resolución de mil millones de píxeles”, explicó Manteiga.
La tarea de esta misión es de “arqueología galáctica” al tratar el origen, historia y evolución de la Vía Láctea. El archivo final se espera que esté listo entre los años 2022 y 2024, aunque apuntan que “cuanto más tiempo tengan, mejor será el resultado”.

Comentarios