miércoles 30/9/20

Una inspección rutinaria del 092 acaba en una redada de drogas en Sinagoga

La rutina de la Policía Local en las madrugadas de los fines de semana incluye asegurarse de que los establecimientos cumplen con las normativas y cierran a su hora, para no afectar al descanso .

El local se encuentra en la calle  Sinagoga, en el corazón de la Ciudad Vieja	patricia g. fraga
El local se encuentra en la calle Sinagoga, en el corazón de la Ciudad Vieja patricia g. fraga

La rutina de la Policía Local en las madrugadas de los fines de semana incluye asegurarse de que los establecimientos cumplen con las normativas y cierran a su hora, para no afectar al descanso de los vecinos. En un principio, ese era el único objetivo que tenía en mente la patrulla de la Policía Local que acudió a un café bar de la calle Sinagoga, pero acabó convirtiéndose en una redada por drogas cuando los agentes comenzaron a descubrir frascos con cocaína y marihuana esparcidos por el suelo del local. En total, se confiscaron ocho papelinas de cocaína y un frasco de marihuana, y se identificaron a 15 personas.  
Los agentes municipales acudieron al lugar porque ya eran las siete y media de la madrugada, y la licencia del local no les permitía estar abiertos a esa hora. Cuando penetraron en su interior, descubrieron que a pesar de la hora, había mucha animación: más de cincuenta personas lo llenaban a rebosar. Ante la visión de los uniformes azules, un puñado de los clientes decidió que era momento de soltar lastre y soltó disimuladamente las drogas que llevaban al suelo.
Los policías descubrieron inmediatamente en el suelo las papelinas, que sumaban tres gramos, así como el frasco que contenía 1,55 gramos de marihuana, pero no pudieron determinar a ciencia cierta quiénes los habían tirado, así que se limitaron a identificar a 15 personas que les parecieron sospechosas, pero que no sufrieron más castigo que verse privado de sus estupefacientes. En cambio, el establecimiento no salió tan bien librado, puesto que la Policía comunicó a la persona responsable del local que iba a ser denunciado ya que la licencia contemplaba la actividad de café-bar. En el peor de los casos, la licencia le podría ser revocada,  por incumplirla y además, se cubrió una denuncia. Se cubre la correspondiente denuncia por infringir la Ley para la Protección de la Seguridad Ciudadana.

decomisos
Las redadas en establecimientos de ocio nocturno son relativamente frecuentes, aunque suelen hacerla agentes de la Policía Nacional como una forma más de combatir el menudeo de droga. Recientemente, han sido varios establecimientos de la zona de Riazor los que han recibido la visita de agentes del 091, a veces acompañados por perros en busca de estupefacientes, aunque la mayor parte de estas actuaciones terminan sin arrestos y con pocos decomisos.
Esta forma de actuar contra el tráfico de droga ha suscitado las protestas de los propios policías, que se señalan que se está dejando de lado la investigación en favor de los controles de seguridad ciudadana. De hecho, fuentes policiales han señalado que en lo que va de año ya sobrepasan en tres mil las actas por incautación de drogas, por lo que consideran que esta clase de intervenciones se han disparado. En cambio, las detenciones por tráfico de drogas son escasas por lo que sus detractores consideran que  lo único que se consigue es multar a los consumidores, que van a volver a comprar droga. n

Comentarios