sábado 19/9/20

La indecisión de la ejecutiva a la hora de posicionarse provocó las dimisiones socialistas

La dimisión de nueve miembros de la Ejecutiva local del Partido Socialista se produjo porque desde la Secretaría General no hubo decisiones firmes a la hora de posicionarse en diversos temas de importancia

Fito Ferreiro y Juan Ignacio Borrego, a ambos lados de Eva Acón, dimitieron | aec
Fito Ferreiro y Juan Ignacio Borrego, a ambos lados de Eva Acón, dimitieron | aec

La dimisión de nueve miembros de la Ejecutiva local del Partido Socialista se produjo porque desde la Secretaría General no hubo decisiones firmes a la hora de posicionarse en diversos temas de importancia para la ciudad por las posibles consecuencias que podrían tener de cara a futuros pactos relacionados con las elecciones municipales.
El vicesecretario general y portavoz, Juan Ignacio Borrego, defiende que él y el resto de miembros que renunciaron a sus cargos plantearon “un PSOE con capacidad de gobierno y de liderar” mientras que desde la Secretaría General “no se apostó por ello” ya que había “dudas ante ciertos planteamientos políticos a arriesgarse por posibles pactos futuros”.

Las salidas llegaron poco después de tres meses desde la formación de la Ejecutiva local y Borrego explica que una formación como el Partido Socialista “no puede tener miedo a tomar una posición”. “No se sigue el modelo de un partido íntegro, sino uno debilitado”, añade.
Desde el punto de vista de Juan Ignacio Borrego y el resto de personas que dimitieron, a las que se podrían unir otras en las próximas semanas, la Secretaría General en poder de Eva Martínez Acón no dio “importancia” a la política del día a día.

Discrepancias
En estos tres meses la actividad política de la agrupación socialista local tuvo como ejemplos algunas iniciativas relacionadas con el área de movilidad como alternativas a los túneles del centro o las multas de la Marina. Para Borrego, cuando “hay que definirse y se plantean una series de carencias” no obtuvieron el respaldo necesario, aspecto que deterioró las relaciones.
Precisamente ese empeoramiento de las relaciones internas dentro de una ejecutiva que se formó gracias a un pacto, en el que recuerda Borrego que cedió su pretensión de ocupar la secretaría general, fue una de las causas de las dimisiones.
“Más que fortalecer la confluencia se estaba agrietando y la idea era un proyecto estable y unificado”, admite Borrego. El exvicesecretario general reconoce que había “diferencias sustanciales que iban a ir a peor” y por ello prefieren “apartarse” para que la “secretaría general gestione su planteamiento y proyecto”.

Comentarios